Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cullera estudia hacer mas accesible la torre octogonal tras restaurarla

Las obras contemplan la evacuación de escorrentías para evitar que las lluvias vuelven a causar desprendimientos

El Ayuntamiento de Cullera ha finalizado las obras de rehabilitación de la Torre Octogonal del segundo albacar del castillo. Los trabajos han servido para consolidar este monumento histórico que sufrió en diciembre de 2019 un derrumbamiento parcial como consecuencia de las filtraciones de agua y las fuertes lluvias. La acción ha contado con un presupuesto de 325.000 € aportados por el Consell.

Los trabajos de recuperación y consolidación de la fortificación del siglo XII, conformada por 14 niveles, han constado de cuatro fases y se han llevado a cabo mediante los métodos tradicionales. Para ello se han tenido que fabricar piezas especiales utilizando la técnica constructiva de la tapia de tierra piconada, empleando encofrados de madera, tierra, cal y grava natural como se cree que se hizo en la antigüedad.

La primera de las fases, explicó ayer el arqueólogo municipal, Kike Gandia, ha servido para aliviar la torre de materiales inapropiados fruto de una restauración anterior, mientras que en la segunda se ha restituido volumétricamente la torre. En una tercera fase se ha procedido la restauración en sí dándole un color y una pátina propios y, finalmente, hay una cuarta etapa para prevenir que la torre sufra de nuevo problemas en caso de fuertes lluvias al prever la evacuación de las escorrentías. El consistorio estudia cómo hacer más accesible la torre, indicó el alcalde, Jordi Mayor, quien reveló que se contempla la posibilidad de una plataforma que permita subir hasta la parte alta, desde donde las vistas son espectaculares.

Compartir el artículo

stats