Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alza de la luz, el agua o los abonos dispara los costes en el campo

AVA exige al Gobierno medidas excepcionales de apoyo ante la campaña agraria más cara de la historia

La Asociación Valenciana de Agricultores reclamó ayer al Gobierno central y a la Generalitat medidas excepcionales de apoyo que amortigüen las continuas subidas de los costes de producción o insumos agrarios y que convierten la actual campaña en la más cara de la historia. Esta reivindicación recuerda que los agricultores y ganaderos no pueden fijar los precios que perciben y, por tanto, no pueden repercutir este encarecimiento récord.

La asociación nacional Asaja ha realizado un estudio para conocer el incremento real de los costes de producción-insumos durante el último año (de octubre de 2020 a octubre de 2021) y determinar las nefastas consecuencias que tiene en el rendimiento de las explotaciones agrarias. El informe refleja que se han encarecido costes fundamentales como la energía eléctrica necesaria para regar (+ 270%), el gasóleo agrícola (+73%), los piensos para alimentar el ganado (+27%), los plásticos (+46%), el agua (+33%) o la maquinaria (10-25%). 

Los precios de los fertilizantes también se han disparado en el último año entre un 239 -307% debido a la crisis energética mundial. En lo que se refiere a los fitosanitarios cabe destacar la subida del glifosato (Roundup), que ha registrado un encarecimiento del 48%, pasando su coste de los 3,30 euros/litro en octubre de 2020 a 4,90 euros en octubre de 2021.

El estudio de Asaja detalla incrementos en otros costes de producción que afectan directamente a la rentabilidad de las explotaciones agrarias como son los costes salariales. La subida del SMI en los últimos tres años ha sido del 29,7%, sin incluir las subidas de las cotizaciones a la Seguridad Social.

En este escenario de constantes subidas en los costes de producción -en el que los precios de origen no varían desde hace 20 años- AVA se suma a las peticiones de Asaja para que las subidas no repercutan en el eslabón más débil de la cadena alimentaria –el agricultor y el ganadero– y reclama a las administraciones medidas urgentes financieras y fiscales para que el productor puede amortiguar esta situación.

AVA recuerda que el sector agropecuario español supone cerca del 8,4% del PIB, y que durante la pandemia ha dado el do de pecho, a pesar de las dificultades para garantizar la seguridad alimentaria y abastecer de alimentos saludables a la población.

Compartir el artículo

stats