Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El protocolo aparta a una fallera que pedía no lucir el traje en la exaltación

La junta teme crear un precedente si permite que suba de particular

Las falleras mayores de las comisiones tras un acto oficial antes de la pandemia. | JLF

La negativa de la Junta Local Fallera de Alzira a permitir que la fallera mayor de una comisión que acaba de ser madre suba hoy al escenario del Gran Teatro a recoger la banda vestida de particular en el turno que le correspondería a su falla en el acto de exaltación de la fallera mayor de Alzira ha provocado la indignación de las representantes de otras comisiones y ha destapado un malestar latente que ni siquiera el acuerdo alcanzado por la JLF y la interesada para que reciba la banda en otro acto oficial en las próximas semanas ha conseguido frenar. «Ha sido la gota que ha colmado el vaso, no es la solución pertinente», señalaron ayer fuentes de las falleras críticas, que consideran que su compañera debería poder subir al escenario esta tarde, aunque sea de particular y no se siente con el resto, para recoger la banda.

Las dos alternativas ofrecidas por la JLF a esta fallera, bien subir hoy en el acto de pleitesía en el que desfilan diferentes entidades y recibir la banda en mano o esperar a la gala de entrega de recompensas para que, ya ataviada con la indumentaria oficial, se la imponga la fallera mayor de Alzira, provocaron una carta muy crítica con la JLF que, en un primer momento, había dado el visto bueno a que subiera a recibir la banda sin sentarse en el escenario del Gran Teatro.

Un comunicado con la rúbrica «Les Falleres Majors de les comissions d’Alzira», compartido por algunas de ellas en las redes sociales, expresa su indignación y valora como «incomprensible que el protocolo se anteponga a los sentimientos» y no se permita que esta fallera suba al escenario de particular, recoja la banda y baje siguiendo el orden de antigüedad de las fallas que rige los actos de la JLF. «Podemos entender que una pandemia truncara nuestros sueños, pero que los trunque la JLF de Alzira con estas descabelladas decisiones es incomprensible», señalan.

Las falleras mayores críticas consideran que en un año plagado de circunstancias excepcionales en el que la mayoría de ellas han prorrogado el mandato tras no disfrutar de las fiestas de 2020 ni 2021 se debería contemplar esta excepción.

La delegación de protocolo de la JLF respondió el mismo jueves a ese escrito con una carta en la que explica el cambio de opinión de la entidad y las conversaciones mantenidas con la comisión afectada que se habían cerrado con el acuerdo, asumido por la interesada, de esperar a la gala de recompensas.

La misiva expone que en otros precedentes de fuerza mayor que se han dado en la corte de honor -un embarazo y una lesión de rodilla-, las falleras dejaron de asistir a los actos oficiales al no poder vestir el traje o que, en base al reglamento, no se puede imponer una banda a una persona que va vestida de particular y en todo caso se debería entregar en mano. También expresa el temor a crear un precedente, no solo en la JLF, sino también para las comisiones que tampoco permiten que ninguna fallera de la corte de honor suba a recibir la banda sin la indumentaria oficial. La respuesta señala por último que para poder aplicarse esta excepción se debería acordar en asamblea general. El área de protocolo replica que en ningún momento ha roto el sueño de esta fallera mayor, ni de ninguna otra, sino que solo ha intentado «que reciba la banda de la manera más digna y solemne posible mirando por su interés y el interés general de las Fallas de Alzira».

La mediación de la fallera implicada propició que algunas compañeras retiraran la carta que habían compartido, aunque no todas. Esta misiva ya deja ver que no es el primer punto de fricción y alude a un escrito que elevaron en mayo refrendado por la mayoría de fallera mayores en el que mostraban su disconformidad a celebrar las fiestas por las condiciones sanitarias y que, según indicaron las fuentes consultadas, no solo fue ignorado sino casi despreciado. «No hay derecho a que recibamos este trato», indican en su escrito del jueves.

Compartir el artículo

stats