Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CC OO y CSIF alertan de las deficiencias de la sanidad domiciliaria

Ambos sindicatos lamentan que la plantilla se desplace con sus propios vehículos a las casas de los pacientes

Los sindicatos Comisiones Obreras y CSIF coincidieron ayer en denunciar la discriminación que sufren los trabajadores de la Unidad de Hospitalización Domiciliaria, obligados a utilizar sus vehículos privados para desplazarse a las viviendas de los enfermos, circunstancia que no se da en otros departamentos sanitarios, donde se utilizan coches habilitados por la conselleria.

Los representantes del CSIF incluso van más allá al lamentar también la «saturación y falta de medios» que arrastra el servicio. La plantilla, según precisaron ayer, está formada por seis médicos, doce efectivos de Enfermería y un auxiliar para atender a 75 pacientes encamados en su domicilio, aunque «habitualmente cubre más de 90, con picos que llegan a alcanzar los 140», por lo que reclaman con urgencia refuerzos.

La ausencia de vehículos oficiales para facilitar los desplazamientos lleva arrastrándose demasiado tiempo, según ambos sindicatos. «¿Alguien imagina que la Policía vaya a prestar un servicio en sus coches particulares?», se pregunta CC OO, que responsabiliza de esta discriminación a la gerente y al responsable económico del Departamento Sanitario de la Ribera por su «deficiente gestión» que también afecta «a la salud laboral de los trabajadores, puesto que se ven obligados a utilizar sus coches particulares a pesar de sus reticencias, conscientes de que a pesar de ir con precaución pueden poner en peligro la salud de sus hijos y familias al transportar muestras biológicas y medicamentos que pueden contaminar la zona en la que, después, ponen la compra de la familia o el carro infantil».

Accidentes y seguros

Los trabajadores sanitarios de ayuda a domicilio también sufren otras consecuencias, no menos molestas, cuando han tenido un accidente con el coche ante las «dificultades para que la Conselleria se hiciera cargo de la reparación del vehículo, y después al ver incrementada la cuota del seguro particular de su coche. En otras ocasiones, al no ir correctamente identificado como vehículo de la Consellería de Sanidad los han denunciado para aparcar en lugares reservados para estos menesteres, o si han tenido que aparcar mal si tenían que bajar material para los domicilios, a pesar de estar realizando un servicio público».

La central sindical CSIF también advierte de la tensión continua y del peligro para estos profesionales, «que ahora también llevan en sus propios coches personales, por orden de la Dirección de Enfermería, a personal en prácticas que está completando su formación». Y CCOO reprocha que ni siquiera se haya tenido en cuenta en la comarca la utilización de taxis o de coches de alquiler, como sucede en las áreas adscritas al hospital La Fe o al Hospital Clínico de Valencia.

Compartir el artículo

stats