Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El exceso de jabalíes afecta a la mayoría de los municipios de la Ribera Alta

El Consell incluye a 19 de los 35 pueblos de la comarca entre los que sufren sobrepoblación y a los 3 de la Ribera Baixa pegados a la sierra

Jabalí atropellado en la carretera de Sumacàrcer a Sellent. | FERMÍN GARCÍA

Las quejas de los agricultores por los daños que los jabalíes provocan en sus cultivos se han sucedido en los últimos años en diferentes municipios de la Ribera, especialmente en aquellos más próximos a zonas de montaña, pero la aparición de una cría en el paseo marítimo de El Perelló se convirtió en marzo en la prueba más clara de que la población de cerdos salvajes se ha disparado.

Más de la mitad de pueblos de la Ribera Alta sufren una sobrepoblación de jabalíes, según el listado que la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológico ha elaborado por primera vez y que se ha incorporado a la nueva orden que regula la caza y control del jabalí en la Comunitat Valenciana, publicada el viernes por el gobierno autonómico.

Diecinueve de los 35 municipios que conforman la comarca, un 54,28 %, aparecen en ese listado, que también incluye a tres localidades de la Ribera Baixa. Se trata de las tres ubicadas en la falda de la Serra de Corbera, donde se localizan parajes como la Murta que los cazadores consideran todo un santuario para la reproducción de esta fauna silvestre ya que, al tratarse de un enclave protegido, esta prohibida cualquier actividad cinegética.

La capital de la comarca, Alzira, forma parte de esta listado de municipios con sobrepoblación de jabalíes, en el que también aparece Carcaixent y Guadassuar; los tres pueblos de El Marquesat -Alfarp, Llombai y Catadau-; todos los de la Vall dels Alcalans, tanto Turís como Montserrat, Montroi y Real, y otros del interior como Tous, Sumacárcer, Antella, Cotes, Gavarda o Sellent. También presentan este mismo problema Rafelguaraf, Manuel o l’Ènova.

La orografía condiciona de forma clara la mayor o menor presencia de jabalíes y la inclusión en esta zonificación, que la Federación de Caza ha criticado al considerar que los criterios aplicados en su elaboración son poco transparentes y pueden generar problemas en la gestión de los acotados.

Los jabalíes no sólo causan daños en los cultivos, tanto al escarbar al pie de los árboles en busca de raíces como en los sistemas de riego por goteo o, como se ha detectado en diferentes localidades, incluso arrancando las naranjas del árbol que tienen a mano, sino que también han provocado accidentes de tráfico al invadir la carretera en los largos desplazamientos que suelen realizar por las noches en busca de comida. No es extraño observar ejemplares atropellados en diversos tramos de la CV-50 -especialmente a su paso por el valle de Aguas Vivas- o en las carreteras del entorno de Sumacàrcer.

Los cazadores lamentan la falta de ayudas y las trabas

La Conselleria de Agricultura ha dictado la nueva orden que regula la caza y control del jabalí, como el sábado informó Levante-EMV, al considerar que las medidas aplicadas hasta el momento no han sido suficiente para frenar su expansión. La Federación de Caza señala que si bien es cierto que la zonificación realizada permite en las zonas con sobrepoblación métodos o elementos de caza que en condiciones normales estarían prohibidos, alertan de que se limitan otros como el cebado y «se impone la obligación desproporcionada de realizar una presión cinegética sin ayuda alguna y en general se imponen trabas administrativas, mayor papeleo y trámites burocráticos para el cazador».

Compartir el artículo

stats