Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La federación vecinal no admite más demoras para prevenir riadas en Alzira

Recuerda que unos técnicos ya analizaron hace nueve años el problema de los barrancos y presiona para que los nuevos informes se traduzcan en inversiones

Vista del barranco una vez salvado el Pont de Xàtiva que los informes ven necesario ampliar. | PERALES IBORRA

La Federació d’Associacions de Veïns d’Alzira pretende presionar para que los estudios encargados por el ayuntamiento a dos expertos de la Universitat Politècnica de València (UPV) sobre el comportamiento de los barrancos de la cuenca este que han provocado inundaciones en los últimos episodios de fuertes lluvias no queden en un mero diagnóstico del problema y representantes de la entidad tienen previsto acudir esta tarde al pleno que celebra la corporación para solicitar información de las gestiones realizadas por los grupos municipales ante sus respectivos partidos políticos o instituciones para conseguir la financiación necesaria para costear estas obras.

Como ya adelantó Levante-EMV, los estudios elaborados por el catedrático de Ingeniería Hidráulica y Medio Ambiente, Juan Marco, y por el ingeniero de caminos, canales y puertos Vicent Bellver, que también analizan los efectos del canal intereceptor de Les Basses, han señalado que la ampliación del barranco de la Casella y, en particular, del cuello de botella que representa el Pont de Xàtiva, resulta imprescindible para mejorar la seguridad del casco urbano frente a inundaciones.

La directiva de la federación vecinal recordó ayer que, ya en el año 2012, el Institut Interuniversitari de Geografia de la Universidad de Alicante analizó la amenaza que representan los barrancos para los núcleos urbanos de Alzira y Carcaixent y que, nueve años después, se ha encargado este nuevo análisis técnico que, según indican, «sin duda será excelente, pero que en nada compromete», por lo que se pregunta «cuándo veremos consignada en los Presupuestos Generales del Estado una partida destinada a realizar unas obras tan estudiadas, tan revisadas y tan necesarias».

Las conclusiones del estudio que semanas atrás adelantó el alcalde de Alzira, Diego Gómez, avalan la mejora que representa el canal de les Basses aunque señalan como clave la ampliación del barranco de la Casella, donde confluye el canal interceptor y el Barranc de l’Estret, que recoge las escorrentías del valle de Aigües Vives, así como uno de los desagües del núcleo urbano que el ayuntamiento se ve obligado a cerrar cuando sube el nivel de las aguas del barranco.

El consistorio ya obtuvo el pasado verano la conformidad de la Consellerias de Obras Públicas para ocupar si fuera necesario el carril de desaceleración de la CV-50 que conecta con la antigua carretera de Carcaixent (CV-41) para ampliar el barranco. Gómez anunció que solicitará ayuda tanto a la CHJ como al Gobierno central para acometer estas obras.

Compartir el artículo

stats