Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSPV pide reprobar al líder del PP de Sollana por coaccionar a un vecino

«Me dijo que si colgaba el vídeo grabado del último pleno en internet, me atentase a las consecuencias», lamenta el afectado, que realiza altruistamente esa tarea desde hace diez años

El PSPV y Podem Sollana han presentado una moción para que sea incluida en el orden del día del Pleno Extraordinario solicitado por el 25% de los concejales de la oposición para debatir la reprobación del portavoz y presidente del Partido Popular local, Tomás Belda, por haber coaccionado a un vecino que había sido autorizado por diferentes alcaldes, también del PP, para grabar y difundir las sesiones de la corporación municipal.

Belda la emprendió contra el ciudadano tras protagonizar una acalorada discusión en el hemiciclo municipal durante el pleno celebrado el pasado día 21 de octubre. La oposición califica de «lamentable», que el presidente del PP de Sollana amenazara verbalmente al autor de la grabación para evitar que, como es costumbre, subiera el vídeo a Internet: «Alerta de que cuelgues en las redes esto último que has grabado, porque si lo cuelgas te pediré responsabilidades y eso a ti te traerá consecuencias», avisó.

Dicha grabación forma parte de la serie de vídeos, autorizados por la alcaldía desde hace más de una década, de los plenos del consistorio, entre otros actos, que viene realizando de manera altruista el vecino Juan Pradas.

Tanto el Grupo Municipal Socialista como Podem Sollana consideran de «vergüenza ajena» las «coacciones y amenazas » que lanzó Belda contra Juan Pradas y lamentan que se haya cometido con él una «clara injusticia», ya que se trata de un vecino que solo merece agradecimientos por «su buen hacer tanto en el ayuntamiento como en las principales asociaciones locales, ya que gracias a él tienen la posibilidad de poseer un vídeo de los actos más importantes que organizan en Sollana de manera gratuita».

Asimismo, condenan el «inadmisible comportamiento» de Belda, a quien exigirán su dimisión, y una «rectificación urgente y disculpas públicas, por coaccionar y amenazar, con el agravante de abuso de autoridad».

Pradas reconoció ayer que se sintió violentado, ya que cuando estaba recogiendo sus cosas, Belda le amenazó «delante de todos en que si lo publicaba me atentara a las consecuencias». No obstante quiso ser prudente y descartó hacer declaraciones antes del pleno extraordinario: «Prefiero esperar a la reacción de este señor, a ver si hay algún cambio de actitud y me pide o no disculpas», precisó a Levante-EMV.

Por su parte, Tomás Belda aseguró que desconocía el contenido de la propuesta y declinó valorar lo ocurrido: «No puedo hablar sobre algo de lo que no sé, puesto que no lo he leído», concluyó.

Compartir el artículo

stats