Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud Pública pide moderar las celebraciones para frenar los contagios

Ya hay una decena de ingresados por Covid en el hospital de Alzira y una persona en la UCI

El número de ingresados por Covid ha crecido ligeramente en las últimas semanas. | PERALES IBORRA

Las autoridades sanitarias de la comarca reclamaron ayer a la población que se dejen de celebrar eventos sociales, como cenas o fiestas, en locales cerrados para frenar el avance, cada vez más impetuoso, de la Covid. Aunque en estos momentos la situación en el Hospital de la Ribera se encuentra lejos del colapso, si el ritmo de contagios mantiene su tendencia al alza, esta se trasladará irremediablemente a los ingresos.

Según confirmaron fuentes municipales tras la reunión con Salud Pública, el área sanitaria comarcal se sitúa en una tasa del 90,9% de vacunación. No obstante, es un error pensar que eso impide al virus circular libremente y afectar de forma dañina a aquellas personas que no están inmunizadas o que tienen problemas de salud. En el centro asistencial alzireño permanecen ingresadas diez personas en planta y una en la UCI ante la gravedad de la patología originada por la Covid. Aunque supone un dato nimio si se compara con los peores episodios de la pandemia, refuerza la tesis de que todavía es pronto para dar por controlada y superada la delicada situación sanitaria que se arrastra desde hace más de año y medio.

El mensaje que trasladaron las autoridades sanitarias a los ayuntamientos de la comarca fue claro: «Se recomienda a la población que no se lleven a cabo eventos sociales en espacios cerrados como comidas o cenas de empresa, días festivos y todo tipo de celebraciones masivas». Aunque este tipo actividades están permitidas según la normativa sanitaria vigente, lo están bajo una serie de parámetros concretos. Por ejemplo el uso obligado de la mascarilla, algo que muchas personas pasan por alto cuando la fiesta es demasiado animada y hay alcohol de por medio.

Los últimos datos de contagios cifran, solo en el Departamento de Salud de la Ribera, en 356 los registrados en la última semana, lo que eleva a casi seiscientos los activos. Esto equivale a una incidencia cercana a los 250 casos por cada cien mil habitantes.

«Esto no es normalidad»

En Alzira ya se ha alcanzado una tasa de 357 por cien mil tras sumar setenta nuevos positivos en solo tres días. «No estamos en una situación de normalidad, no podemos pensar que no pasa nada», alertó el alcalde de Alzira, Diego Gómez, que se mostró preocupado por la escalada de contagios en la ciudad: «De seguir así, llegaremos a las puertas de Navidad en una situación de riesgo extremo». Por ello, instó a cumplir las recomendaciones sanitarios con especial ahínco. El índice de contagios es todavía mayor en l’Alcúdia, que se situaba en los 573 casos por cada cien mil habitantes. Algo más benévola es la situación en Carlet, donde la incidencia acumulada se encuentra por debajo de 90 positivos activos, aunque también es cierto que ha crecido en casi treinta puntos con respecto a la semana pasada.

La relajación de las medidas contra la Covid-19 ya ha ocasionado un incremento de casos de afecciones respiratorias. Así lo confirmó ayer el doctor Rafael Moreno, del servicio de Urgencias del Hospital Vithas Aguas Vivas, quien señaló que se ha experimentado un aumento en el número de pacientes atendidos en comparación con el mes de noviembre de 2020.

Moreno indicó que el año pasado había otra situación epidemiológica: «Con las medidas restrictivas, hubo menos casos de afecciones respiratorias, pero este año se han incrementado debido a la relajación de esas medidas». Por este motivo, el profesional del hospital de la Barraca destacó el beneficio de las medidas de protección, «ya que son eficaces tanto para la gripe o catarros como para el coronavirus». Así, recordó la importancia de «la higiene de manos y el uso de mascarilla en espacios cerrados o cuando no se pueda respetar la distancia de seguridad».

Ante el repunte de casos de coronavirus, hizo «una llamada a la responsabilidad» y a «evitar las reuniones sociales muy numerosas, especialmente en espacios cerrados». También animó a las personas que todavía no se hayan vacunado a que lo hagan: «En general hemos sido bastante responsables, pero todavía encuentras personas que acuden a urgencias y que no han recibido la vacuna, así que es importante lanzar un mensaje de que el beneficio de aporta la vacuna es muy superior a los posibles efectos secundarios que pueda tener». De igual modo, hizo lo propio con la campaña contra la gripe ya que, al igual que con la Covid, el pinchazo «reduce las complicaciones como la gripe grave o la muerte».

Más afecciones respiratorias al relajarse la prevención

El doctor Moreno incide en que el uso de mascarilla aleja también a la gripe y los resfriados

R.A. Alzira

Compartir el artículo

stats