Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La comunidad islámica está cada vez más arraigada en la Ribera

Aspira a corregir el recelo existente en parte de la sociedad

Varios fieles en un momento de la oración del viernes, la más importante de la semana. | LEVANTE-EMV

La Comunidad Islámica «La Comunicación» comenzó su andadura en la comarca allá por el año 2007 con escasos adeptos: «Éramos pocas personas de confesión musulmana en la comarca, y conforme ha ido creciendo el número de ellas, ha ido evolucionando tambiénel número de fieles», afirma su representante Mohammed Khadim. Ahora mismo, la comunidad islámicacuenta con dos mezquitas. Una ubicada en L’Alcúdia, inaugurada en el año 2015 y la de Alzira, recientemente estrenada.

A estas dos se le deben sumar los numerosos locales de los que dispone la congregación, dedicados al culto y actividades religiosas, y que están distribuidos por diferentes localidades de la Ribera, como Sueca, Albalat, Carcaixent o Alberic: «En cada pueblo en donde existe un buen número de fieles que formen una buena comunidad musulmana, hay un centro de culto», asegura Khadim.

Actividades culturales

Las labores que se realizan desde el colectivo van mucho más allá del mero culto religioso, y van dirigidas tanto a los musulmanes como al resto de personas: «Destacamos también las actividades de tipo cultural, abiertas a toda la sociedad. Participamos en diferentes actividades locales, como la Feria de Asociaciones de Alzira o el Día Internacional de la Mujer». También invitan a todos los vecinos a la actividad religiosa de apertura del ramadán, «siendo un completo éxito», defienden con orgullo. Asimismo, imparten clases de árabe para niños, tanto musulmanes para que no olviden su lengua paterna, como para no musulmanes. Otra forma de participación con el resto de la sociedad es a través de la «Taula per la convivència» que en diciembre celebrará, como cada año, el Día Internacional de los Derechos Humanos y el de las Personas Migrantes. También impulsan por la noche un «des-ayuno» en la época del ramadán para la gente necesitada». Son muy activos.

Los rituales religiosos

Sus ceremonias «son muy simples y conocidas por la mayoría» afirma Khadim. «Tenemos el rito de las cinco oraciones al día, que se corresponden con unos horarios concretos y duran entre 20 minutos y media hora cada uno. No es de obligatoria asistencia, pues quienes trabajan no pueden acudir. También tenemos la oración del viernes a medio día, a la que acude mucha más gente a la Mezquita, dada su importancia. En él, el imán nos habla de las diferentes problemáticas y preocupaciones de la sociedad desde una perspectiva islámica. Luego rezamos la oración», relata.

La Comunidad imparte clases de árabe para niños. | LEVANTE-EMV

Acercamiento al catolicismo

De todos es sabida la buena relación existente entre Rashid Gharbi, el imán de la nueva Mezquita de Alzira, y el párroco de la Iglesia de la Sagrada Familia, Enrique Alacreu. «El sacerdote invitó al Imán a su toma de posesión y ambos se dieron un emotivo abrazo que simbolizó un acercamiento entre ambas religiones. Aunque siempre nos hemos invitado a nuestros actos y tenemos mucha comunicación, nos gustaría culminar con actividades conjuntas de más importancia y con más visibilidad», defiende.

Respecto de la apertura de la Mezquita el pasado mes de octubre, «seguimos el impacto de la inauguración, hemos tenido gran cantidad de comentarios y acciones positivas que nos animan a seguir con fuerza hacia adelante en este camino de integridad y convivencia», afirma Khadim. «Aunque también nos hemos encontrado con comentarios despectivos basados en el odio, a los que tratamos de no hacer caso, tratamos de evitarlos pese a que entendemos el recelo», asegura.

Mohammed Khadim, en nombre de la Comunidad Islámica de Alzira, ha querido lanzar un mensaje a toda la sociedad ribereña: «La gente es enemiga de aquello que no conoce, y somos conscientes de que también existe una imagen negativa de las personas musulmanes, fomentada en gran medida por los medios de comunicación. Queremos lanzar un mensaje de acercamiento, para que nos conozcan, que se acerquen a la Mezquita y pregunten por los responsables, estamos abiertos a todos. Al final todos somos personas y no hay que colectivizar los prejuicios, hay que individualizar el trato a las personas. Nosotros tenemos trabajo que hacer al respecto», afirma Khadim. «La gente cree que el Islam es homogéneo, es una idea generalizada. No lo es, igual que el cristianismo, tiene muchas vertientes. Nuestro Islam profesa la paz, la convivencia y el amor», aclara.

Desde la comunidad, animan a la gente a que «no tenga miedo en acercarse», y que «no se quede con los titulares que leen acerca de los musulmanes», que les da una imagen negativa que tratan de combatir, «para luchar contra ese estigma, tenemos que realizar un doble esfuerzo, pues no partimos desde cero, sino que es como si lo hiciéramos desde menos diez», concluye.

Compartir el artículo

stats