Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El análisis del suelo de la gasolinera revela que persiste la contaminación

El Ayuntamiento de Alzira decide retirar los depósitos frente a la opción de dejarlos enterrados

Examen del suelo en la gasolinera hoy ya desmantelada. | P. IBORRA

El alcalde de Alzira, Diego Gómez, confirmó ayer que la radiografía del suelo de la gasolinera ya desmantelada en la avenida Luis Suñer ha revelado que persiste la contaminación y señaló que, finalmente, los técnicos han aconsejado retirar los depósitos de combustible en lugar de la otra opción que se había barajado, consistente en inyectar una especie de espuma para rellenarlos y dejarlos enterrados. Gómez señaló que el ayuntamiento ha solicitado ayuda a la Conselleria de Emergencia Climática y Transición Ecológica para proceder a la descontaminación de la parcela. El gobierno municipal ha consignado en el presupuesto de 2022 una partida de 15.000 euros para convocar un concurso de ideas y reordenar el espacio que ocupaba la gasolinera como zona verde en la que se ubicará el busto del industrial alcireño Luis Suñer.

Una empresa especializada en estudiar el subsuelo sin necesidad de excavar -trabajó por ejemplo en la localización de los restos de Miguel de Cervantes- realizó el pasado 4 de octubre un análisis de la parcela como diferentes sistemas para evitar un «falso positivo» y si bien los técnicos anunciaron que la obtención de conclusiones era cuestión de una semana o poco más, el ayuntamiento no ha llegado a desvelar esos resultados hasta ayer.

Incluso en el pleno del pasado miércoles el concejal del PP Rubén Palau preguntó por los trabajos realizados en la antigua gasolinera, ya desmontada, y por las compensaciones económicas estimadas cuando el ayuntamiento pactó la compra con los propietarios sin saber el coste de estos trabajos, altiempo que solicitaba conocer los resultados del estudio realizado con georadar. El concejal de Servicios Públicos, Fernando Pascual, que ha compartido en las redes sociales paso a paso el desmantelamiento de esta estación de servicio que registró fugas hace dos décadas, lo que causó alarma entre los vecinos, se limitó a contestar que recogía el ruego del edil popular.

Diego Gómez confirmó ayer que este estudio ha revelado la contaminación del suelo, aunque no supo precisar en qué grado, y señaló que se ha previsto que con el inminente inicio de las obras del canal interceptor -una infraestructura diseñada para evitar inundaciones en el casco urbano- la tierra que se extraiga se utilice para rellenar el vacío que dejará la retirada de los depósitos.

Compartir el artículo

stats