Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El aparcamiento del hospital es pequeño incluso para la plantilla

El alcalde aboga por mejorar el transporte público

El caos circulatorio provocado por el deficiente trazado y la falta de aparcamiento genera continuas retenciones de tráfico. | V. M. P.

Trabajadores y pacientes sufren a diario la odisea que representa encontrar una plaza de aparcamiento en el entorno del Hospital de la Ribera. Largas esperas, discusiones por una plaza que queda libre y pequeños golpes entre vehículos que dan una y otra vuelta hasta que se agota la paciencia de los conductores son habituales en un recinto que, según denuncia el comité de empresa, «no da ni para la propia plantilla».

El problema persiste pese a las reivindicaciones que desde diferentes ámbitos se han elevado durante años. A principios de 2022 se cumplirán tres años de la cesión de una parcela de más de 3.000 m2 que la diputación ofreció para realizar una pequeña ampliación, que tampoco se ha materializado en nada. El Ayuntamiento de Alzira asumió la redacción del proyecto técnico que adecenta el espacio para ofrecer cerca de 90 plazas, aunque entiende que no le corresponde a él sufragar los algo más de 200.000 euros que conlleva el acondicionameinto del terreno cuando el hospital recibe usuarios de toda la comarca.

Las gestiones realizadas ante la Conselleria de Sanitat y la Mancomunitat no se han traducido en compromisos concretos de financiación, según expuso el alcalde de Alzira, Diego Gómez, a los representantes del comité de empresa, que denuncian que la situación resulta «insostenible». «La situación es caótica todos los días y los días que llueve el caos es absoluto», relata el presidente del comite, Enrique Martínez, que no duda en señalar que resulta «vergonzoso» ver gente mayor, con poca movilidad e incluso con andador, subiendo por la rampa del trinquet para cruzar la carretera porque han tenido que aparcar en el polígono de Tisneres. «Al final habrá una desgracia», augura.

El comité de empresa del hospital se reunió el miércoles con el alcalde de Alzira y la concejal Sara Garés para conocer hasta dónde puede llegar el ayuntamiento dentro de sus competencias. Conocida la disposición municipal, los representantes de los trabajadores solicitarán una reunión con la Secretaria Autonómica de Eficiencia y Tecnología Sanitaria, Concha Andrés, responsable de las infraestructuras, en busca de un compromiso de inversión para dar una solución al problema. Martínez, no obstante, advirtió de que la posibilidad de habilitar esta parcela ubicada junto al acceso a urgencias sería solo un parche ya que la solución pasa por una ampliación en terrenos colindantes al hospital, una inversión que también excede de las competencias del ayuntamiento, admite.

El comité alerta de que se trata de una necesidad perentoria porque «no hay espacio físico para dejar los vehículos». Martínez detalla que tras la reversión y con las incorporaciones por la Covid prácticamente se ha duplicado la plantilla y que antes el aparcamiento «ya se llenaba». «Hay compañeros que entran a las 8 de la mañana, pero a las 7 ya están allí y están una hora para aparcar, porque a partir de las 8 no se puede aparcar en ningún sitio. También representa un infierno para los usuarios», comenta. El comité advierte de que si bien se reservó para la plantilla y personas con movilidad reducida el aparcamiento cubierto, que tiene un acceso regulado de 8 a 15 horas, nadie controla que familiares de pacientes ingresadas que acceden por la tarde puedan dejar el coche durante días, lo que limita mucho las plazas.

Gómez, por su parte, reiteró ayer su intención de insistir ante la Conselleria de Sanitat y la de Movilidad para que se actúen en la parcela cedida por la diputación, pero señaló que más que habilitar estas 90 plazas de aparcamiento, indicó que sería «ideal» crear una pequeña estación de autobuses que mejore el transporte público al hospital -lo que reduciría el volumen de vehículos particulares- y evitaría que los autobuses entren en el recinto del hospital ya que la ubicación de la parada provoca que, con frecuencia, bloqueen el único acceso.

Compartir el artículo

stats