Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El director del Ateneo de Cullera, premio extraordinario Euterpe

La Sociedad Musical de Castelló recibe la distinción a la igualdad por el proyecto «La Lira en clau de dona»

El director Ferrer Ferran durante un concierto. | LEVANTE-EMV

El Ateneu Musical de Cullera está de enhorabuena. El director titular de la entidad, Ferrer Ferran, recibió el premio extraordinario Euterpe en la gala de entrega de la XXII edición de los premios de la música, una distinción que pretende reconocer su trayectoria en el mundo de la composición y dirección musical, tanto a nivel nacional como internacional, ejerciendo de embajador cultural de la Comunitat Valenciana por todo el mundo. El director y compositor recibía el galardón especial de manos del president de la Generalitat, Ximo Puig, junto a la presidenta de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana, Daniela González, en el Palau de la Generalitat.

La FSMCV convoca anualmente estos premios con la finalidad de homenajear a personas y entidades que, desde diversos ámbitos de actuación, realizan una destacada labor por mantener, impulsar y desarrollar la cultura musical valenciana y los valores del colectivo de las sociedades musicales.

Como novedad de esta edición se hizo entrega del «Premio Euterpe a la inclusión social en las sociedades musicales», otorgado tanto a la Sociedad Musical La Paz de Sant Joan de Alicante como al Ateneu Cultural Ciutat de Manises, destacando así proyectos sociales que han servido como ejemplo de los valores del colectivo de las sociedades musicales. Del mismo modo, el premio Euterpe a la igualdad ha recaído en la sociedad musical La Lira Castellonera, por su proyecto «La Lira en clau de dona».

A su vez, el premio Euterpe a la dedicación a su sociedad musical ha sido otorgado este año a tres veteranos músicos en reconocimiento a su aportación al mundo musical y asociativo. Es el caso de Arístides Rico Albero (1934), percusionista de la Societat Musical de Banyeres de Mariola, que sigue en activo a sus 87 años y cuenta con cerca de 60 años de dedicación a su sociedad musical; José Abad Quesada (1937), saxofonista, hijo, padre y abuelo de músicos, que tras casi siete décadas, sigue aportando valor a la Unión Musical de Hondón de las Nieves; y José Peñalva Pla (1931), que con 90 años de edad continúa en activo en la Societat Musical Beniatjarense, 79 años después de su ingreso en la misma y tras haber sido durante décadas su director y maestro de varias generaciones de músicos.

Compartir el artículo

stats