Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Hemos competido contra gente que hace dos meses estaba jugando un mundial»

Braulio Correal alaba el esfuerzo de sus jugadores y el apoyo de la afición en la derrota copera ante el Jimbee Cartagena por 2-5

Jaime Peiró, uno de los jugadores más en forma del Alzira FS, presiona a un rival. | PAULA CLIMENT

«Nos visitaba uno de los mejores equipos de la Primera División. Hemos peleado y luchado el partido hasta que en la segunda parte se ha impuesto un gran equipo como es Jimbee Cartagena. Tienen pegada y destellos de calidad, con gente que hace escasos dos meses estaba disputando el Mundial», es la reflexión que saca Braulio Correal de la derrota copera. No obstante, como reza el cántico de la Curva Dril, los más de mil espectadores presentes en el Palau d’Esports acabaron «orgullosos de sus jugadores» pese a que el Family Cash Alzira FS perdió 2-5 contra el Jimbee Cartagena. El equipo de Primera División acabó con el sueño de los ribereños de plantarse en octavos de final contra otro equipo de la máxima categoría del fútbol sala español. Los cartageneros llevaban cuatro victorias seguidas en liga y demostraron por qué física y técnicamente están en otro nivel. Los mundialistas Solano y Mellado dejaron sus primeras gotas de calidad. Tras dos tiros del ex del Pozo y campeón de la Eurocopa 2016, Andresito, a la tercera no falló. Afortunadamente, el Family pudo salir de su campo y Pedro García forzó la estirada de Raúl. Peiró casi provoca un gol en propia y por fin, a los once minutos Peloncha enganchó un derechazo desde quince metros para el empate.

En el segundo acto, de nuevo Mellado se topó con Porky pero en el segundo minuto ya encontró hueco y la eliminatoria empezó a ponerse cuesta arriba. El empate pudo llegar con un precioso pase de espaldas de Cristian a Peloncha, cuyo disparo salió cerca de la cruceta. El brasileño Motta refrendó el triunfo con el 1-3 y Braulio decidió darle minutos Baeza, que entró entre una gran ovación. El canterano fue protagonista al rematar una bonita jugada colectiva que obligó a Raúl a esforzarse. Los dos máximos goleadores del Jimbee, Javier Mínguez y Andresito se encontraron para que éste marcase el 1-4. El Family no se rindió y Rubi envió un cañonazo al segundo palo que Peiró convirtió en el 2-4. Braulio arriesgó con Gon de portero jugador quien pasó de intentar el tercero con un tiro desde el córner a hacer un paradón. Poco después, un robo permitió a Lucão marcar el 2-5 a placer. Aún así, los alzireños finalizaron el partido en campo cartagenero.

El técnico alzireño también destacó, tras el encuentro, el respaldo de la afición: «Hemos tenido un ambiente magnífico, ha sido un día histórico para el club y para la ciudad. Encadenado dos derrotas seguidas en casa y la afición nos ha animado como si hubiésemos ganado ambos, ahí reside su importancia para nosotros, porque en los malos momentos no deja de apoyarnos».

Compartir el artículo

stats