Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marín idea donar el dinero de los damnificados a un albergue animal

El secretario de Apemeda propondrá destinar los más de 150.000 euros a colaborar con una protectora al considerar inviable repartir los fondos entre los socios o sus herederos por el alto coste

Sergio Marín, en una imagen de archivo. | V. M. P.

El secretario de Apemeda, Sergio Marín, tiene previsto proponer a los damnificados que asistan a la asamblea convocada con el objetivo de acordar la disolución de las asociaciones Afiva y Apemeda, que los más de 150.000 euros que todavía conservan en el banco se destinen a colaborar con una protectora de animales y, en particular, a la construcción de un refugio en Alzira. Al menos, esa es la idea que Marín ha transmitido en privado a diferentes interlocutores durante las gestiones realizadas para preparar la junta general del próximo 14 de diciembre en el Gran Teatro, según ha podido saber Levante-EMV.

Sergio Marín firma la convocatoria que, más de once años después de la última asamblea, en la que ya se propuso sin éxito la disolución de las asociaciones, vuelve a convocar a los damnificados con ese mismo fin. El orden del día remitido a los más de 2.000 socios que figuran en los listados de Afiva y Apemeda establece que el secretario ofrecerá un informe de la situación económica de la la asociación antes de pasar a votar la liquidación de la misma y, en su caso, el destino del dinero que conserva, derivado de los fondos que asignó el Gobierno para el pago de indemnizaciones, un proceso en el que las asociaciones ejercieron de intermediarias, y para que se resarciera de los gastos soportados en el largo proceso derivado de la rotura de la presa de Tous.

Marín ha preferido no desvelar hasta la asamblea la propuesta que planteará a los socios como destino de los fondos que todavía conservan Afiva y Apemeda. Tampoco ha querido concretar su importe, más allá de señalar que es superior a los 150.000 euros.

Demasiados fallecidos

Sí ha dejado claro que la otra opción que se había barajado, repartir el dinero entre los asociados, resulta prácticamente inviable ya que obligaría a montar una estructura con personal y sistemas informáticos para atender a los damnificados y a contratar a un abogado que supervisara todas las operaciones, ya que estima que más de la mitad de los socios de Afiva y Apemeda han fallecido, por lo que habría que revisar testamentos y herencias para conocer a quién corresponde percibir el dinero. Frente a esta alternativa que consumiría buena parte de los fondos disponibles, Marín plantea asignar el dinero a fin concreto y propondrá a la asamblea que se destine al bienestar animal, según las fuentes consultadas.

Afiva y Apemeda son las asociaciones que agruparon a un mayor número de damnificados tras las inundaciones provocadas por la rotura de la presa de Tous en octubre de 1982 y las que sostuvieron el pleito que, tras cuatro juicios, se resolvió con la sentencia delSupremo que declaró la responsabilidad del Estado.

Remanente oculto

Su actividad se redujo a mínimos una vez gestionaron el pago de las indemnizaciones tras el acuerdo alcanzado con el Gobierno. El primer intento por poner punto y final chocó con con la negativa de la asamblea en febrero de 2010, en un ambiente enrarecido por el supuesto reparto irregular de fondos entre los dirigentes, que el juzgado acabó archivando, según ha asegurado el propio Marín. La asamblea rechazó entonces la auditoría presentada por la directiva para justificar la gestión de un remanente que había permanecido oculto y ni siquiera se llegó a pasar a votación la propuesta de disolución.

Marín explicó que la asociación ha estado inactiva, pero ha mantenido un servicio de asesoramiento jurídico, y que una vez no quedan flecos derivados de los créditos se propone la disolución, para lo que hay que decidir también el destino del dinero que queda. La asamblea también deberá elegir un presidente, puesto vacante tras el fallecimiento de José Alapont, y que es necesario cubrir para proceder a la liquidación.

Compartir el artículo

stats