Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Favara pide a la Fiscalía que investigue una licencia de obra en suelo no urbanizable

El Consell Jurídic criticó la inactividad municipal

El portavoz socialista, Rafa Gisbert, volvió a pedir la dimisión de la alcaldesa y de la regidora de Urbanismo tras debatirse en el último pleno municipal un informe jurídico sobre las alegaciones presentadas por un particular contra la concesión irregular de una licencia de obras en suelo no urbanizable, un asunto en el que, según los socialistas, está presuntamente involucrada la propia alcaldesa, Oro Azorín. El expediente va a ser remitido a la Fiscalía para que lo investigue.

«La gravedad de los hechos anunciados en el informe jurídico y la inactividad del Ayuntamiento de Favara en la tramitación de todos los expedientes abiertos», justifican, según Gisbert, la renuncia de las dos ediles.

«Ni mínima diligencia»

El Consell Jurídic Consultiu advirtió al Ayuntamiento de Favara que la documentación recibida «carecía de la mínima diligencia en la instrucción del procedimiento del expediente de revisión de oficio y solicitó que completara la instrucción», ha desvelado Rafa Gisbert. El propio portavoz socialista tuvo que leer la conclusión del Síndic de Greuges, que advertía de la ilegalidad de impedir la participación pública en los asunto de interés.

El PSPV consiguió después de un agrio debate presentar una propuesta de resolución para que el ayuntamiento enviara a la Fiscalía el expediente de concesión de la licencia de obras ilegal «en la que puede estar presuntamente involucrada la propia alcaldesa Oro Azorín como beneficiaria», destacó Gisbert. La remisión de la documentación fue aprobada por mayoría con los votos a favor del PSOE (2) PP (4) Compromís (4) y la abstención de la alcaldesa.

La propuesta da un plazo de un mes al ayuntamiento para que envíe toda la documentación a la Fiscalía Provincial de València para determinar si cabe exigir posibles responsabilidades.

Presupuestos sin aprobar

En la misma sesión plenaria se constató que la distancia entre el gobierno de Compromís en Favara y la oposición (PSOE y PP) sigue siendo insalvable para sacar adelante los presupuestos municipales, que siguen sin aprobarse. El PP rechazó el incremento del IBI urbano y rústico «pese a llevar dos años de pandemia y la situación actual es de total incertidumbre», y también se opuso a las retribuciones de los órganos de gobierno, «que incluían un incremento de 11.000 a 63.000 euros en Seguridad Social».

Por su parte, la alcaldesa aseguró haber «intentado por todos los medios consensuar con la oposición los presupuestos», aunque reprochó que «ni siquiera acudiera a las tres reuniones de junta de gobierno a las que fueron citados, no aportando nada el grupo socialista mientras que el PP respondió con un no por respuesta». Oro Azorín añadió que la única preocupació que tiene el dirigente socialista «es el salario de los concejales, algo que ya ocurría cuando gobernaba junto a Compromís».

La primera autoridad local recriminó al portavoz del grupo popular que alegara que votaban en contra del presupuesto por los sueldos del equipo de gobierno y «olvidara que ellos cuando gobernaban también cobraban». También defendió que su propuesta presupuestaria «aportaría a Favara más servicios, más dinamismo, más  formación y más educación», ya que las cuentas municipales se adaptaban «totalmente a las necesidades de los vecinos».

Azorín quiso dejar claro que «aunque sea con presupuestos prorrogados el equipo de gobierno seguirá trabajando por Favara para poder dar un mayor bienestar a sus ciudadanos».

Compartir el artículo

stats