Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Real pone freno a la llegada de macroplantas solares mientras ordena el suelo

El ayuntamiento aprueba una suspensión parcial de licencias , de la que excluye los antiguos vertederos por tratarse de una zona degradada

Terrenos excluidos de la suspensión de licencias. | PERALES IBORRA

El Ayuntamiento de Real aprobó el miércoles en el pleno una suspensión parcial de licencias para la instalación de plantas fotovoltaicas en el término municipal de la que excluye cuatro polígonos catastrales que vienen a coincidir con los antiguos vertederos, una zona muy degradada en la que el propio consistorio ya alquiló a una empresa mediante un concurso 33 hectáreas para este fin. El gobierno municipal pretende de este modo poner freno a la presión que están ejerciendo las promotoras y ordenar la instalación de este tipo de plantas en el término municipal «de forma armónica con el territorio» y sin que resulte perjudicial para los intereses generales de la población.

El alcalde de Real, Gerardo López, explicó ayer que hay al menos cinco empresas que se han interesado en construir plantas fotovoltaicas en el término, algunas de las cuales incluso se solapan, y que el ayuntamiento no está dispuesto a permitir que se instalen de forma indiscriminada, por lo que ha acordado suspender la concesión de licencias durante un máximo de dos años mientras se realiza un estudio del territorio para determinar qué zonas son las idóneas y se aprueba una regulación.

Los técnicos alertan de que sería negativo para los intereses del municipio la destrucción de zonas de cultivo que generan empleo y riqueza y en las que se han realizado grandes inversiones en materia de modernización de regadíos, en algunos casos con ayudas públicas; también desaconsejan estas plantas cerca del casco urbano, de urbanizaciones o de núcleos de actividad económica, al afectar a la calidad de vida de la personas, y alertan del impacto en espacios con valor ambiental, territorial o paisajístico.

En base a la actual legislación aprobada por el Consell para favorecer la implantación de renovables, prácticamente todo el término de Real es susceptible de albergar un planta fovotoltaica ya que las normas subsidiarias no prohiben expresamente su instalación, por lo que el consistorio pretende modificar el planeamiento para regular la instalación tanto de plantas fotovoltaicas y, mientras realiza este trabajo, acuerda la suspensión de licencias prácticamente en todo el suelo rural, con excepción de las parcelas ubicadas en los polígonos 4, 5, 6 y 16 por tratarse de áreas ya degradadas en las que la instalación de estas centrales no tendría un impacto en el paisaje y, además, el ayuntamiento ya dio el visto bueno a la instalación. Con posterioridad se ha multiplicado las solicitudes.

Alertan del impacto de un proyecto de Catadau en aves protegidas del Magro

La Plataforma Salvem les Pedrisses, un colectivo constituido por entidades del Marquesat que se oponen a la construcción de una megaplanta fotovoltaica en este paraje de Catadau, ha impulsado la presentación de alegaciones contra el proyecto «Los Arroyos I», que diseña una central que se reparte en tres emplazamientos, dos en Alzira y uno en Catadau, en las que alerta del impacto que esta instalación tendrá en la avifauna del Magro. El colectivo alerta de que el emplazamiento de la estación colectora en la Sima de Baldo y las líneas de evacuación afectarán negativamente a las aves del Meandre del Magre, un paraje en el que ha podido constatar que se reproducen con éxito tres especies catalogadas y en el que han contabilizado 107 especies de aves, de las que el 76 % están protegidas.

Compartir el artículo

stats