Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los animalistas convocan otra manifestación contra la muerte de la perra de Albalat

Los promotores de la protesta recriminan que no se denunciara antes el caso

Imagen de la perra fallecida.

Las reacciones a la muerte de una perra en Albalat de la Ribera, no se han hecho esperar. Tras pasar años viviendo encerrada en estado de semi abandono en una terraza, tal y como ya informó Levante-EMV, el animal acabó falleciendo tras varios avisos en redes sociales, ayuntamiento y Guardia Civil. Varias asociaciones animalistas han movido ficha y han tramitado la solicitud para manifestarse próximamente en la localidad y protestar por el fallecimiento del animal.

El consistorio de Albalat calificó de «lamentable y triste» la muerte de la perra, tras recibir un correo electrónico de la protectora «Refugi dels Àngels» en el que les advirtieron, el pasado 4 de enero, de la pésima situación de «extrema urgencia sanitaria» en la que se encontraba el animal en un domicilio particular que había fallecido tras acudir la Guardia Civil al domicilio tras recibir una denuncia.

Fueron varias las denuncias públicas en redes sociales, en las que las publicaciones se hacían eco de las malas condiciones del animal. También se registraron quejas en el consistorio, aunque por molestias de otra índole no relacionadas con las condiciones higiénicosanitarias en las que vivía. Dichas reclamaciones fueron trasladadas a la persona propietaria, quien aplicó las medidas aunque temporalmente.

Solo una denuncia interpuestaen la comisaría de la Guardia Civil de Sueca -por parte de la protectora de animales- puso en marcha la investigación. En primer lugar los agentes se personaron en el domicilio para comprobar el estado del animal quien yacía muerto en la terraza del domicilio.

Desde el ayuntamiento se recuerda que para efectuar denuncias se ha de contar con los canales legalmente establecidos, es decir, formalizando una denuncia en la policía o la Guardia Civil. Las redes sociales no son un buen lugar para denunciar estos hechos, aunque sí para difundirlos.

La perra permaneció durante años encadenada en una terraza de un domicilio, sin techo, a merced de las inclemencias meteorológicas, y en unas condiciones de higiene pésimas.

Desde el grupo «Unidos», organizadores de la próxima manifestación, lamentan el fallecimiento del can y recriminan a los vecinos no haber denunciado «permaneciendo impasibles ante el sufrimiento de un inocente».

Compartir el artículo

stats