Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia recorta un 12 % las matriculaciones de vehículos en la Ribera

En el año 2021 entraron en circulación 6.736 nuevos automóviles mientras que en 2020, pese al confinamiento, fueron 7.664

Centenares de vehículos en la factoría Ford de Almussafes, en una imagen de archivo. | VICENT M. PASTOR

Mientras algunos sectores productivos han sacado rédito económico de la pandemia, otros esperan como agua de mayo su fin. Uno de ellos es el del automóvil. El pasado año, la matriculación de vehículos cayó un 12 % en la Ribera con respecto al ejercicio anterior.

La irrupción de la Covid ha lastrado las cadenas de producción de numerosas industrias. La escasez de chips electrónicos es una de las consecuencias más conocidas, ya que son diversas las empresas tecnológicas que se han visto afectadas: fabricantes de teléfonos, ordenadores, videoconsolas o, claro, automóviles.

Tanto es así que el número de vehículos matriculados en la comarca fue el año pasado inferior a 2020, pese a que este estuvo condicionado por los meses de confinamiento. Los problemas industriales y la delicada situación económica de algunas familias por la crisis sanitaria se han traducido en 6.736 automóviles registrados en 2021, mientras que en el año anterior fueron 7.664, un 12, % menos. No fue una tendencia generalizada, aunque sí mayoritaria. En 30 de los 47 municipios de la Ribera, el volumen fue menor en 2021 que en 2020.

De entre las grandes ciudades, el descenso más pronunciado fue el que se produjo en Carcaixent (13 %) al pasar de 376 a 327. En Alzira, la reducción fue del 8,1 %, ya que de un año a otro pasó de 1.319 a 1.212, un centenar menos. La caída fue de proporciones similares en Sueca y Algemesí. En la capital de la Ribera Baixa se matricularon 520 vehículos en 2021 mientras que en el ejercicio anterior fueron 563, un 7,6 % menos. En la segunda, se pasó de 457 a 428, un 6,3 % menos. Se escapa de esta tendencia Cullera. La localidad turística experimentó un crecimiento de esta estadística ya que en 2020 se registraron 410 vehículos mientras que en 2021 fueron 445, un 8,5 % más.

No obstante, es un pueblo más pequeños donde se observa el mayor descenso: Beneixida. Del 52,4 %, ya que en 2020 se registraron 21 mientras que un año después fueron 10. Le sigue Manuel, donde el número de automóviles matriculados en 2020 se elevó hasta las 51 unidades. Un año después fueron 26, un 49 % menos. Benifaió es el tercer municipio que registra un mayor descenso, concretamente del 47,6 %. En solo doce meses se matricularon dos centenares de vehículos menos (de 468 a 245). Entre las caídas más importantes se encuentra también Càrcer, donde el dato disminuyó un 40,5 % entre 2020 y 2021 (37 frente a 22).

Expansión demográfica

En el lado opuesto de la estadística se encuentra el curioso caso de Sant Joanet. Pese a ser un pueblo pequeño que supera por poco los 500 habitantes, desde hace unos años es protagonista de las estadísticas demográficas de la comarca, ya que cuenta con un ceso en expansión y mucho más joven que la media. Tanto es así que, como ya informó Levante-EMV en su momento, la demanda de vivienda ha agotado las casas existentes y las empresas buscan suelo para construir nuevos hogares y empresas. No es de extrañar, por tanto, que el número de vehículos matriculados creciera un 115,1 % entre 2020 y 2021, al pasar de 33 a 71.

Real y Benimodo también se encuentran entre los pueblos donde más ha aumentado el parque móvil. En el primero, el crecimiento fue del 47,2 % mientras que en el segundo, del 43,7 %.

Compartir el artículo

stats