Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Enfermeros "exhaustos" tras dos años en la planta covid del hospital

El personal pide poder rotar de forma conjunta a otras alas ante la fatiga que supone la prolongada exposición a posibles contagios - Denuncian también cierto "abandono" por parte de la dirección

La planta dedicada a enfermos de Covid 19 en el hospital comarcal, en una imagen de ayer. | LEVANTE-EMV Levante-EMV

«Hartos, exhaustos y con cierta sensación de abandono». Es el sentir que ayer expresó el equipo de enfermería de la «planta covid» del Hospital Universitario de la Ribera cuando están a punto de cumplirse dos años del inicio de la pandemia. Argumentan que trabajar con este tipo de pacientes conlleva un estrés añadido y que, con la vacuna, las circunstancias han cambiado por lo que reclaman «poder rotar de forma conjunta para cambiar de planta» ya que, según explican, desde la dirección ya les han dejado claro que las infraestructuras habilitadas en esta ala del hospital de Alzira para pacientes con coronavirus hacen inviable desplazarla a cualquier otra planta.

«Estamos hartos de estar siempre expuestos porque no solo te expones tú, también expones a toda a tu familia, lo hemos planteado a la supervisión pero nos dicen que un cambio conjunto es imposible, que solo hay posibilidad de salir de esta planta de forma individual, como ya han hecho algunas compañeras con problemas de ansiedad, pero no es eso lo que queremos. Somos un equipo que llevamos muchos años trabajando y no creemos que tengamos que solicitar cambios de forma individual para solucionar un problema que es colectivo», indicó una portavoz del grupo de enfermeras.

La representante de estas profesionales detalló que la planta covid atendía en las primeras olas de la pandemia a pacientes con problemas respiratorios aunque ahora se ha convertido en una «policlínica» a la que llega cualquier tipo de paciente, tanto de psiquiatría como del área de maternidad, solo con dar positivo en el prueba PCR. Gracias a la vacuna se han reducido de forma sustancial los casos que derivan en neumonías por lo que son otros los especialistas que tienen asignados estos enfermos, si bien otras fuentes consultadas defendieron como una cuestión de lógica tener agrupados a los pacientes con Covid 19.

Con todo, estos profesionales han querido lanzar una especie de S.O.S. sobre la situación que viven los quince enfermeros que de forma estructural trabajan en los diferentes turnos en la planta covid -hay cerca de una decena con contratos temporales para completar los servicios-, que lamentan que la dirección del hospital no se haya acercado a preguntar por su situación «o simplemente interesarse por cómo nos sentimos». «Entendimos perfectamente que la primera ola, la segunda o la tercera era algo extraordinario, pero han pasado casi dos años y continuamos igual. Han tenido tiempo para prestar un poco más de atención a estros trabajadores» que, según detallan, pese a estar en contacto con enfermos respiratorios, no cobran un plus de peligrosidad.

Por otra parte, critican que cuando baja el número de personas ingresadas se reduce el número de enfermeros asignados al servicio cuando, según señalan, «con una incidencia tan alta como la actual nunca sabes los que pueden llegar a ingresar». En este sentido, recordaron que sólo el pasado fin de semana se produjeron alrededor de 25 ingresos cuando había cuatro enfermeras ya que una de las del turno se encontraba de baja con síntomas.

Denuncian además la falta de revisiones del servicio de prevención «que tendría que cuidar por nuestra salud». «Hemos pedido que nos hagan PCR cada cierto tiempo, pero nos dicen que es inviable», señalan.

El colapso que vive la Atención Primaria como consecuencia del repunte de contagios de la sexta ola tiene en el Centro de Salud Alzira II-Sants Patrons -el ubicado en la calle Hort dels Frares- uno de los puntos críticos ya que no sólo ha dejado de dar nuevas citas sino que incluso está cancelando aquellas que tras hablar con los paciente se consideran demorables para centrarse en la atención de los casos más graves tanto de Covid como de otras patologías.

Fuentes del Departamento de Salud señalaron que se trata de una situación «puntual» en este ambulatorio que esperan que mejore en los próximos días.

No obstante, la imposibilidad de concertar una cita con el médico ha provocado algunas quejas. Una llevaba la firma de la alcireña Sue Pelufo tras repetidos intentos de solicitar hora para el médico durante más de dos semanas y que incluso la persona que atendía su llamada en el servicio centralizado se sorprendiera de que las agendas de Alzira estuvieran bloqueadas.

La respuesta a su queja la recibió ayer de forma telefónica: «Me han dicho que este centro de salud solo atiende urgencias», comentó, mientras señalaba que la única alternativa que le queda es ir a urgencias «pero así es como se colapsan las urgencias». «Entiendo que están saturados, pero si necesitan más gente que la contraten porque a parte de Covid hay otras muchas cosas y no se puede dejar a la gente así. La gente se queja en el café, en tertulias, pero nadie hace nada, me indigna que no te atiendan ni siquiera de forma telefónica, no te pueden negar la atención», indicó.

"Una paciente de psiquiatría se tiró por la ventana"

«En el caso de otras especialidades igual sí, pero estas habitaciones no reúnen las condiciones para un enfermo de psiquiatría. Hace unos días se tiró una paciente por la ventana -la planta covid corresponde al primer piso- y la tuvieron que operar de unas fracturas del talón cuando en psiquiatría tiene habitaciones individuales y con puerta cerrada en las que podrían tener a estos pacientes», indicaron las mismas fuentes.

Compartir el artículo

stats