Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aumentan los ingresos por obras al reactivarse la construcción en Alzira

El ayuntamiento cobra en total 80.000 euros más

Grúas en el sector Hort de Galvañón junto a obras y la primera gran promoción tras la crisis. | PERALES IBORRA

La recaudación por el Impuesto de Obras y Construcciones (ICIO) se disparó el último año en Alzira un 147 % tras el hundimiento registrado en el primer año de la pandemia como consecuencia de los meses de confinamiento de la población y la incertidumbre generada por la crisis sanitaria. El ayuntamiento contabiliza a 31 de diciembre de 2021 unos ingresos por este concepto de 259.250,47 euros, una cantidad que supera la estimación realizaba al elaborar el presupuesto y que multiplica por 2,4 los 104.729 euros recaudados en el año 2020, una cifra que representaba el tercer importe más bajo desde que en la época de la burbuja inmobiliaria se alcanzara un récord de 3,3 millones de euros en un solo año. Las consecuencias de la crisis son conocidas y el parón que sufrió el sector tuvo su consecuencia directa en la recaudación municipal, que en 2009 cayó a un mínimo histórico de 44.000 euros cuando la estimación de ingresos era de 900.000.

Los ingresos de 2021, sin ser extraordinarios, apuntan una recuperación de la actividad ya que también la recaudación en concepto de tasas urbanísticas, que incluyen como uno de los conceptos destacados las denominadas declaraciones responsables -que se corresponden a las antiguas licencias de obra menor-, aumenta un 42 % respecto del año anterior para alcanzar los 424.477 euros, según datos de la concejalía de Hacienda. En conjunto, el consistorio ha ingresado casi 100.000 euros más de la previsión contemplada en el presupuesto y 80.000 euros más que el año anterior.

«Desde el ayuntamiento pensamos que, de alguna forma, comienza una nueva etapa de carácter económico y aunque es verdad que fuimos muy prudentes al elaborar los presupuestos de 2021 porque veníamos de la situación provocada por la pandemia, consideramos que es mejor la prudencia y recaudar más de lo previsto que lo contrario», señaló ayer el concejal de Hacienda, Albert Furió.

Prudencia también en 2022

El edil comentó que el equipo de gobierno mantiene el mismo criterio de cautela en los presupuestos del nuevo año con una estimación de ingresos ajustada a la recaudación del año anterior. En concreto, se ha previsto para 2022 la entrada en las arcas municipales de 250.000 euros por el Impuesto de Obras y Construcciones y de 350.000 en el caso de las tasas urbanísticas, cifras en ambos casos inferiores a las contabilizadas en el último ejercicio en que el presupuesto había previsto unos ingresos de 235.000 euros en el caso del ICIO y de 350.000 en concepto de tasas urbanísticas.

El aumento de ingresos en 2021 se deriva de una mayor actividad en el sector o, al menos, de inversiones de mayor envergadura ya que el número de licencias concedidas no aumenta de forma significativa.

Licencias para nuevas obras

El área de Urbanismo del Ayuntamiento de Alzira tramitó entre enero y diciembre un total de 211 expedientes en concepto de licencias de obras -por los 196 del año anterior- de los que 65 corresponden a inmuebles de nueva construcción, nueve a licencias de demolición, cuatro a actuaciones en edificios catalogados y dos a licencias en suelo no urbanizable, mientras que otras 135 se incluyen en un apartado genérico que abarca desde la reparación de una cubierta a algún elemento subterréneo. En 2020 fueron 44 los proyectos de nueva construcción gestionados por promotores en Alzira.

Por otra lado, también se cursaron el año pasado 668 declaraciones responsables, el documento que aporta el promotor cuando la inversión en una obra no supera los 6.000 euros y que conlleva el pago de una tasa de 50 euros. El consistorio recibió en 2020 un total de 650 mientras que un año antes se habían presentado por registro de entrada cerca de 770.

Los ingresos derivados de la actividad urbanística tocaron techo en Alzira en el año 2007, en plena burbuja inmobiliaria, con una recaudación en concepto de ICIO de 3,3 millones de euros, si bien la crisis posterior provocó que algunos proyectos no se llegaran a materializar y algunos promotores que habían previsto construir residencial en Tulell incluso solicitaron la devolución del dinero abonado. Los ingresos de 2021 se sitúan en un nivel muy similar a los obtenidos en 2018.

Compartir el artículo

stats