Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cullera se apunta al tirón turístico de la ornitología

La regenerada Bassa de Sant Llorenc es un punto clave

asdasdasdasdasdkjsaldas lkajd lkajda lkadas lkasd alskdas | LEVANTE-EMV

Cullera ha activado una extensa red de miradores y observadores ornitológicos para el avistamiento de la avifauna y la práctica del turismo ornitológico. A los dos puntos de observación ornitológicos ya existentes en el Cabo del Faro y el lago de l’Estany se suma uno nuevo en la bassa de Sant Llorenç, un espacio regenerado que cuenta desde ahora con una pasarela y un mirador en plena laguna emplazada en el Parque Natural de l’Albufera.

Desde los observatorios y rutas señalizadas de Cullera los visitantes podrán observar una gran variedad de aves durante todo el año: durante el paso migratorio prenupcial (de marzo a mayo), en época de cría (de mayo a agosto), en la migración postnupcial (de septiembre a octubre) o en la invernada (de noviembre a febrero).

La privilegiada posición geográfica, la diversidad de entornos naturales y la benignidad climática configuran en Cullera un enclave ideal para el turismo ornitológico durante todo el año. La ciudad se convierte así en un «lugar estratégico para la observación de las aves marinas que frecuentan el litoral durante sus migraciones o en busca de alimento», ha indicado admite René Esteve, director de Contenidos de Avanqua Oceanogràfic.

Atrae a familiasy profesionales

Además de fomentar la llegada de turistas, la actuación se enmarca en un plan para regenerar el humedal. Y hay una gran variedad de destinos. «El turismo ornitológico familiar suele practicarse más en la zona de la Bassa de Sant Llorenç, mientras que el cabo del Faro se registra un turismo más profesional para los avistamientos», apunta Virgilio Beltrán, de la organización Actio Birding.

Además de los observatorios, la red cuenta con otros puntos principales de avistamiento en el término municipal: el castillo, l’Alt del Fort, la desembocadura del Júcar, la Isla de los pensamientos, la Ermita Sants de la Pedra, los arrozales del marjal sur y norte, y las playas menos masificadas.

Cullera presentó ayer esa red de miradores y un documental sobre la ornitología en la Feria Internacional de Turismo de Madrid para «abrir nuevos nichos de mercado para atraer turismo sostenible vinculado al territorio y la biodiversidad», según subrayó en su intervención el concejal de Medio Ambiente, Bernat Escolá.

Compartir el artículo

stats