Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La policía aborta la ocupación de una fonda

Pillan a tres personas, algunas de ellas con antecedentes, mientras forzaban la puerta de la antigua pensión de la plaza del Mercat de Alzira

Agentes de la Policía Local custodian la entrada de la fonda, rodeada de las posesiones de las personas que intentaron la ocupación. | R.S.

Con las manos en la masa. La Policía Nacional y Local de Alzira abortaron el jueves un intento de ocupación de la antigua fonda situada en la plaza del Mercat al detectar, en el momento oportuno, a un grupo de personas que había forzado la entrada y se disponía a hacer suyo el inmueble, que consta de varias plantas.

Los hechos ocurrieron, cuando, según ha podido saber Levante-EMV, el cuerpo nacional tuvo constancia del intento de ocupación el mesón, en desuso y cerrado desde hace varios años. Fuentes de la Policía Local confirmaron que recibieron un aviso mediante el cual que se requería su apoyo para actuar conjuntamente en la operación.

Sorprendieron a tres individuos, identificados y algunos de ellos con antecedentes policiales, en el preciso momento en el que intentaban ocupar la fonda, un edificio de cuatro plantas. Habían forzado la puerta y se disponían a alojarse allí. De hecho, ya habían introducido algunas de sus posesiones, aunque el grueso permaneció durante horas junto a la puerta del inmueble. En él figuraban desde ropa, hasta colchones, somieres o bombonas de butano, entre otros objetos, que ayer ya habían desaparecido del lugar.

«Afortunadamente, no llegaron a instalarse, lo que sí habría sido un verdadero problema ya que no se les podría haber desalojado a no ser que el propietario de la pensión hubiese cursado una demanda, lo que habría abierto el procedimiento judicial pertinente», aseguró a este diario la concejala de Seguridad, Sara Garés, que destacó la rápida intervención policial.

Otras fuentes consultadas aseguraron que no es la primera vez que este grupo de personas ocupa irregularmente una vivienda y que, con anterioridad, ya han sido desalojados por ello. Con todo, comentaron que, pese a lo que se intuye como una precaria situación, estas no se han interesado por la ayuda que pudiera brindarles el departamento de Servicios Sociales.

Accesos ya tapiados

Tanto los cuerpos policiales como el consistorio se congratularon por haber abortado la ocupación de la antigua fonda, no por el hecho en sí mismo, que también, sino por evitar las consecuencias que esta podría haber tenido a posteriori. «En casos como este, en el que se intenta ocupar un edificio con múltiples dependencias, es habitual que las personas que lo hacen permitan la entrada de más gente, a la que incluso le cobran un alquiler para enriquecerse ilícitamente. A la larga, podría haber sido un foco mayor de problemas», concluyeron.

En la noche del jueves, los agentes de policía soldaron unos barrotes de hierro a la puerta para evitar la posible entrada de personas o de cualquier animal. Ya en la mañana de ayer, los operarios de la brigada municipal tapiaron los accesos de la pensión para otogar de una mayor seguridad al cierre del inmueble.

Compartir el artículo

stats