Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ola de solidaridad con la exalcaldesa de Carlet tras su dimisión forzada

Las muestras de apoyo de cargos públicos de Compromís constrasta con el silencio del grupo municipal

Hay silencios tan reveladores o incluso más que las palabras. Entre las 268 reacciones que había provocado a mediodía de ayer el anuncio de la exalcaldesa de Carlet Maria Josep Ortega de su renuncia como concejal una vez consumada la retirada de competencias y la retribución que tenía asignadas, a petición de la dirección local de Compromís, no aparecía ningún compañero del grupo de municipal. Sí tuvieron palabras de reconocimiento y apoyo exconcejales de la formación valencianista que compartieron gobierno con ella en la anterior legislatura y diferentes cargos públicos en activo que, a través de sus mensajes, revelan la fractura existente en el colectivo de Carlet.

«La política es necesaria, pero a veces ciertas personas la hacen injusta. Suerte de otras que continuamos sea cual sea el lugar que nos asignen», señala la diputada autonómica de Compromís, Mònica Álvaro, mientras Miquel Real, mano derecha de Mónica Oltra al ser el jefe de gabinete de la vicepresidenta del Consell, señala en su publicación que «quien haya decidido que dejes de servir a tu pueblo es porque ha dejado de servir al pueblo valenciano».

Ortega también recibe el apoyo expreso de la diputada provincial y concejal de Corbera por Compromís, Mentxu Balaguer, con un «me quedo sin palabras» antes de parafrasear a Lluís Llach señalando «...no, companys, no és això!», mientras que la edil de la formación nacionalista en Tavernes Noe Alberola dice no entender «las formas, ni la justificación, ni el objetivo». «Hay otras maneras de hacer las cosas para buscar un cambio sin tener que herir», expone. También desde la coalición, la exconcejal de Catadau Bàrbara Peris lamentaba la salida: «Es terrible que en Compromís nos estemos acostumbrando a las pérdidas forzadas. Es inútil, estúpido, doloroso y empobrecedor», señala Peris.

Nuevos liderazgos

Maria Josep Ortega anunció el jueves su renuncia como concejal horas después publicarse el edicto por el que la actual alcaldesa le retira las delegaciones y la dedicación exclusiva que le asignó cuando, a mediados de octubre, se produjo el relevo en la alcaldía en virtud del pacto de gobierno entre el PSOE y Compromís. El coordinador local de la formación nacionalista, Sergi Doménech, explicó que esta decisión es producto de un acuerdo unánime de la asamblea para abrir una nueva etapa y forjar liderazgos pensando en las elecciones de 2023. Según explicó, en cumplimiento de ese acuerdo, estratégicamente convenía forzar la salida de Ortega.

La exalcaldesa comunicó a través de las redes sociales su inminente renuncia mediante una carta en la que deja claro que su macha «no es voluntaria», una publicación que ha suscitado múltiples reacciones de apoyo, desde exdiputados como Josep Maria Pañella -«la política, como todo, también tiene su parte negra», señala-, exconsellers como Manuel Alcaraz o incluso exministros como Bernat Soria, originario de Carlet. El actual secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu; el de Hacienda, Francesc Gamero, o el senador de Compromís Carles Mulet también han reaccionado a la renuncia, este último mediante un icono de asombro. El mismo que expresa el exdiputado Alexis Marí con un «no entiendo nada».

Desde el entorno más próximo

Ortega también recibe el apoyo de alcaldes y concejales de Compromís en la Ribera como los munícipes de Alzira y Carcaixent; del PSOE, como los alcaldes de l’Alcúdia, Sumacàrcer y Alcàntera, e incluso del PP, en este caso el Paco Teruel, de Benimodo, municipio que linda con Carlet.

Compartir el artículo

stats