Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Claudia Olcina Martos

«Competir contra gente que sabe más te enseña a ser mejor»

El equipo carcaixentí compite con jugadoras de edad cadete o juvenil en una liga sénior

La joven entrenadora Claudia Olcina. | LEVANTE-EMV

En el fútbol influyen muchos componentes y en edades tempranas la motivación e ilusión son dos de los más importantes a la hora de seguir acumulando temporadas en el desarrollo de una carrera deportiva. Claudia Olcina Martos (Carcaixent, 2003), con doce años de fútbol a su corta edad -18 años- había perdido algunos de esos factores precisos que le llevaron hace unos meses a dejar la práctica del fútbol. Formada en el Carcaixent hasta los 11 años, pasó a la UD Alzira formando parte de su equipo amateur en Segunda Regional, siendo la más joven entre sus compañeras. Cambió de club, no de colores –ambos visten de blaugrana- tras superar una prueba de acceso que la llevó a vestir la camiseta del Levante durante las últimas cinco temporadas en las que ha tocado distintas categorías, finalizando esta última en Primera Nacional. En un club de primer nivel la extremo ambidiestra ha conocido la parte buena del balompié pero también una de las peores: el desgaste psicológico producido por un entrenador del cual tuvo que soportar malos comentarios y desprecio constante la última temporada. Desde agosto se encarga del amateur femenino del Carcaixent, un equipo recién creado y muy joven -lo forman jugadoras en edad cadete y juvenil– en el que ha recuperado la ilusión por el deporte mientras combina los entrenamientos con los estudios de Ingeniería Forestal y del Medio Natural en la Universidad Politécnica de Valencia.

¿Se puede decir que no teme los grandes retos? No es lo más normal dejar el fútbol en activo a los 18 años para enrolarse como entrenadora en un equipo recién creado en una categoría amateur.

No, la verdad es que no me dio miedo el proyecto al dejar el otro entrenador el equipo ya que vi que las niñas, aunque fueran pequeñas para la categoría, tenían confianza en mí para seguir adelante a pesar de que las cosas se pusieran difíciles en muchos aspectos. Ellas son realmente el motivo por el que no me dio miedo seguir adelante con todo.

¿Cómo definiría este primer tramo de la temporada de su debut en la dirección del Carcaixent?

Principalmente como una gran responsabilidad ya que nunca había llevado a mi cargo a tantas personas, pero intento llevarlo como puedo y si no sé algo trato de preguntar.

El equipo ha encajado muchas goleadas en esta primera fase de la liga. ¿Se imaginaba que el inicio iba a ser tan complicado en cuanto a resultados?

Me imaginaba que fuera así ya que conozco la categoría y sé que hay equipos con experiencia que tienen las ideas claras, no se complican y tienen picardía y también más edad que nosotras, al final ninguna supera los 16 años y se enfrentan contra jugadoras entre 5 y 15 años más que ellas. La primera vuelta nos ha servido para conocer la categoría y saber contra qué equipos sí tenemos posibilidades de rascar algo y contra qué equipos no.

A principio de temporada dijo que las victorias no eran lo más importante, pero, estará de acuerdo en que son un buen refuerzo anímico.

Reconozco que son un refuerzo anímico para el equipo, de hecho, el partido que ganamos nos animó muchísimo para el siguiente en el que solo perdimos de un gol. Pese a todo, pienso que de las derrotas se aprenden muchas más cosas que de las victorias. A pesar de los resultados, las niñas siguen con ganas y esforzándose, lo cual que para mí y para Álvaro (director deportivo del club) es lo más importante para su formación.

¿En qué aspectos debe mejorar la plantilla de cara a la segunda parte de la temporada?

Creo que tienen que tener mucha más picardía en el campo, no ser tan ansiosas de cara a gol si vamos perdiendo, es decir, replegarse más atrás si ven que el equipo rival nos ha encajado más de 5 goles ya que muchas veces aun yendo perdiendo, quieren buscar portería y eso les cansa más después a la hora de defender. Y, sobre todo, confiar más en ellas mismas.

Uno de sus objetivos era que todas sus jugadoras compitieran del primer minuto al último, siendo un aspecto innegociable. ¿Está siendo así?

Por lo general, compiten a pesar de ir perdiendo, es decir, entran muy bien a todos los partidos y la gran mayoría solo nos hemos ido al descanso 1-0 o 2-0 perdiendo, pero en la segunda parte les cuesta mucho mantenerse concentradas. También es verdad que el tener pocos cambios tampoco nos ayuda para seguir al mismo nivel que en las primeras partes.

¿Considera buena idea eso de que compitan jugadoras de categoría, infantil, cadete y juvenil contra rivales de edades bastante superiores?

Es buena idea porque están aprendiendo cosas que en la categoría en la que estaban el año pasado no aprendían. Esta competición es más exigente y eso las mejora como jugadoras, de otro modo, si muchas se hubieran quedado en la misma liga pienso que se habrían estancado, ya que no habrían salido de su zona de confort. He pasado por su situación y competir contra gente que sabe más, te enseña a que tú seas mejor.

¿Qué aprendizaje extrajo de su etapa en una de las mejores escuelas femeninas del país como la del Levante?

A pesar de esta última temporada tan dura para mí, he aprendido una cantidad de cosas innumerables durante toda mi formación. A nivel futbolístico, me he desarrollado muchísimo y creo que cuanto tú desarrolles depende mucho también de tus cualidades como jugadora; sin los entrenadores y compañeras que he tenido no hubiera crecido tanto. A nivel personal me he cruzado con gente muy buena, que se ha preocupado muchísimo por mi formación futbolística y personal, que me ha enseñado a esforzarme, a no rendirme, a seguir siempre, a preocuparme por mis compañeras, a ser constante y no bajar los brazos.

¿Le está sirviendo todo lo aprendido en su carrera para implementarlo en su plantilla actual?

Sí, de hecho las niñas están siendo un motor muy importante en mi día a día, tengo una relación muy cercana con ellas y creo que no se pueden imaginar cuánto me están ayudando en muchos aspectos, no solo yo a ellas. Tienen ganas de aprender y mejorar y yo también de que lo hagan y enseñarles todas las cosas que he aprendido a nivel futbolístico y personal. Las veo disfrutar, que mejoran, que se divierten jugando y para mí eso es lo más bonito e importante que el fútbol te enseña.

Compartir el artículo

stats