Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milagro demográfico: Montserrat cuadruplica su censo en tres décadas

La localidad contaba con algo más de 2.000 habitantes a principios de los años noventa mientras el último padrón alcanza los 8.655 vecinos

Milagro demográfico: Montserrat cuadruplica su censo en tres décadas

Pocos municipios pueden presumir de haber crecido tanto como lo ha hecho Montserrat en los últimos años. En estos momentos, están censados el triple de vecinos que hace tres décadas. La localidad ha experimentado sus periodos de mayor expansión en los años 2000 y una vez superada la crisis económica. A día de hoy es un referente en La Ribera, una comarca repleta de pueblos en los que el padrón se reduce de forma progresiva. De hecho, tal y como avanzó Levante-EMV, lidera el crecimiento demográfico de la comarca en el último año.

Para entender su situación, hay que remontarse aún más en el tiempo, sin embargo. Hubo un momento en el que el municipio cambió y sentó las bases de su crecimiento. «A partir de los años 70, Montserrat deja de ser un pueblo principalmente agricultor para convertirse en un constructor», rememora el alcalde, Josep Maria Mas, que prosigue: «Aunque en aquel momento no se observa un crecimiento desmesurado del padrón, sí se puede ver en el catastro, ya que se duplicó el número de viviendas. Desde entonces, somos un pueblo con un potente sector secundario y de servicios».

A principios de los noventa, Montserrat contaba con 2.523 habitantes censados, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. Experimentó un crecimiento progresivo durante los siguientes años y se plantó en la década de los 2000 con 3.157 (una media de algo más de 60 vecinos nuevos al año). Fue a partir de entonces cuando el incremento fue realmente explosivo. «Recuerdo que cuando entré como alcalde mi primera vez ya nos dimos cuenta de que Montserrat necesitaba desarrollar suelo de forma urgente y pusimos las herramientas para llevar a cabo nuevos programas urbanísticos, tanto a nivel de creación de primera o segunda vivienda como de espacios industriales. Aunque en aquel momento no me imaginaba que llegaríamos a crecer tanto», asegura Mas.

Los 3.157 habitantes censados en el año 2000 se convirtieron en 7.207 en el 2011. El padrón se duplicó en una década. «Se dieron todas las circunstancias propicias para este desarrollo», detalla el alcalde de la localidad, que prosigue: «Se llevaron a cabo estas promociones urbanísticas y crecimos gracias a la situación inmobiliaria y económica. Nos encontramos muy cerca del área metropolitana de València y bien comunicados. La oferta y demanda de vivienda crecieron, gracias también a que aquí el precio era más barato que, por ejemplo, en L’Horta Sud». El lugar indicado en el momento adecuado.

Con el estallido de la burbuja, el crecimiento de la localidad se estancó ligeramente aunque no se frenó y, en estos momentos, se encuentra sumergida en una nueva época de expansión. «Con la caída del precio de la vivienda aumenta de nuevo nuestra población y, sobre todo, con la irrupción de la pandemia también hemos notado aumento considerable en el censo. Hay mucha gente que ya tenía vivienda o chalet de sus padres y se ha acabado empadronando aquí», resume la máxima autoridad municipal. En 2020, de hecho, pasó por primera vez la barrera de los 8.000 habitantes y el último dato del INE, de enero de este año, atribuía a Montserrat 8.655 vecinos.

«Creo que podemos estar orgullosos de cómo se han hecho las cosas estos años. Este crecimiento nos ha permitido llevar a cabo políticas culturales o sociales más ambiciosas», comenta Mas sobre la evolución de la localidad y añade a continuación: «Tenemos muchísimos clubes deportivos, un polígono industrial con más de 80 empresas consolidadas, colegio, instituto y una cantidad de servicios estupenda. Además, en breve se pondrá en marcha el proyecto de desdoblamiento de la carretera que une Montroi y Torrent y tendremos un renovado centro de salud».

Muchas localidades de La Ribera se conformarían con experimentar una pequeña parte del crecimiento que ha vivido Montserrat en los últimos en vez de ver retroceder su censo cada año. Aunque esta realidad también supone un pequeño problema para el municipio, según reconoce el propio alcalde, Josep Maria mas.

El proceso de expansión demográfica que ha experimentado Montserrat en los últimos años no se entendería, al menos de forma completa, sin la construcción de chalés en sus montañas. Esta circunstancia, además, no se refleja en los censos, ya que una parte de sus propietarios están empadronados en otros municipios.

«Hacemos un gran esfuerzo económico cada año», reconoce Mas, que añade: «Calculamos que tenemos alrededor de 6.700 usuarios con contador de agua, si se multiplica por dos o tres personas, las que pueden formar un núcleo familiar medio, la cifra de habitantes supera con creces los 8.000».

Ni siquiera los censos reflejan, por tanto, el flujo demográfico de Montserrat. ¿El problema? El alcalde lo tiene claro: «Es muy difícil prestar servicio a muchísima más gente de la que tiene empadronada. Algunas personas viven aquí el 80 % del año pero prefieren no realizar el trámite por que piensan que van a perder a su médico, cosa que no es cierta. En épocas de máxima afluencia podemos superar las 20.000 personas y calculamos que la media anual sería de unas 14.000, según los datos de consumo de agua y recogida de basura», concluye.

Crecimiento estacional hasta las 20.000 personas por los chalés

El alcalde alerta de un problema: «Es difícil dar servicio a mucha más gente de la censada»

R.Sebastián. Alzira

Compartir el artículo

stats