Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Calefactores improvisados y la caldera al 75 % palían el frío en el colegio de Alzira

El ayuntamiento alega que nadie había avisado de la ausencia de calefacción y Educación ultima la licitación para comprar una nueva

Vista exterior del colegio Lluís Vives, con dos chimeneas de extracción de humos en un lateral. | PERALES IBORRA

El Ayuntamiento de Alzira consiguió activar ayer una solución provisional para evitar las bajas temperaturas que en la última semana han tenido que soportar los alumnos del colegio público Lluís Vives al asistir a clase sin calefacción en los días más fríos del curso, a la espera de que la Conselleria de Educación sustituya la caldera que viene dando problemas desde hace un año y que dejó de funcionar a finales del curso pasado, según denunció la Asociación de Padres y Madres de Alumnos.

La empresa encargada del mantenimiento logró poner en marcha la caldera estropeada con un rendimiento del 75 % y el ayuntamiento adquirió cuatro calefactores portátiles de parafina, de bajo consumo y elevada potencia calorífica, para completar el acondicionamiento térmico de las aulas más grandes.

«Los niños ya tienen el colegio en condiciones óptimas, la caldera no se va a apagar y mañana -por hoy- volveremos a visitarlo por si necesitan algo más», destacó el concejal de Servicios Públicos, Fernando Pascual, mientras señalaba que en torno a las 13 horas se había conseguido normalizar la situación después de que los técnicos municipales hubieran estado buscando soluciones desde primera hora de la mañana -la sustitución de la caldera corresponde a la Conselleria de Educación- ya que, según incidió, nadie había comunicado al ayuntamiento que la caldera hubiera dejado de funcionar hasta la denuncia que el viernes lanzó la AMPA través de los medios de comunicación. «Lo normal hubiera sido que bien la dirección del centro o el conserje alertaran de estas deficiencias. Intentaremos mejorar la comunicación para que esto no vuelva a pasar», indicó el edil.

El alcalde de Alzira, Diego Gómez, comentó que el viernes tuvo ocasión de comentar la situación del colegio Lluís Vives con el propio conseller de Educación, Vicent Marzà, y que ayer le informaron desde la unidad técnica que «todo está a punto para licitar la adquisición de la nueva caldera de gas natural», aunque admitió que el trámite administrativo se prolongará como poco hasta después de fallas.

El primer aviso de la avería que obliga a sustituir la caldera es de hace un año

El concejal de Servicios Públicos, Fernando Pascual, detalló que ya en enero del año pasado tanto el equipo directivo del colegio como los propios técnicos municipales alertaron de la avería que obligaba a sustituir la vieja caldera -lo que representa una inversión de 23.000 euros- y que esas advertencias se repitieron tanto en julio como en octubre. «No se puede estar un año a la espera de esa inversión», comentó el edil del PSPV, que considera que la conselleria debería haber actuado con más diligencia aunque, en última instancia, el ayuntamiento, «como institución más próxima a los ciudadanos», dijo, había querido dar una respuesta ágil a través de la empresa encargada del mantenimiento de la instalación y con la adquisición de los calefactores portátiles que no generen de sobrecarga en la instalación eléctrica, no contaminen y sean seguros para los niños.

Compartir el artículo

stats