Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 40 % de los afiliados deja Compromís en Carlet tras la salida forzada de la exalcaldesa

Once militantes y doce simpatizantes anuncian su baja «para no ser cómplices de una aberración política y una terrible injusticia»

La exalcaldesa de Carlet Maria Josep Ortega, en una imagen de archivo. | V. M. PASTOR

La renuncia de la exalcaldesa de Carlet Maria Josep Ortega a su escaño de concejal en el ayuntamiento, forzada por la ejecutiva local de Compromís, ha acabado por provocar una fractura en la agrupación de imprevisibles consecuencias. Once afiliados, entre los que se encuentran casi todos los ediles que acompañaron a Ortega en la anterior legislatura como miembros del gobierno municipal que presidía, y doce simpatizantes han firmado una carta en la que anuncian que abandonan la militancia y su apoyo al proyecto de la formación valencianista ya que, según argumentan, «no queremos ser cómplices de la terrible injusticia y la aberración política» que, inciden, se está cometiendo en Carlet. El volumen de bajas cobra especial significado si se tiene en cuenta que el censo de la agrupación no alcanza los 30 militantes por lo que, en base a los datos que baraja este sector crítico, representan más del 40 % de la militancia y prácticamente todos los simpatizantes censados. Ortega no figura entre los firmantes, por lo que continúa afiliada a Compromís.

«Abandonaremos la militancia y el apoyo al proyecto local y de país al entender que la ejecutiva local no ha gestionado el respeto y la pluralidad que caracterizan nuestro ideario. Además, pensamos que la ejecutiva nacional debería haber impedido esta actuación cortando de raíz, desde el principio, las intenciones y manipulaciones de unas personas que consideramos no nos representan», señalan los firmantes como conclusión de una misiva que arranca con un relato de hechos que se remonta a la asamblea en la que el colectivo de Compromís per Carlet acordó reeditar el pacto con el PSPV para gobernar en coalición tras las últimas municipales.

Cláusula desconocida

Aquel 14 de junio de 2019, exponen los signatarios, la asamblea refrendó un pacto de gobierno que tenía como «una de las premisas fundamentales» que la candidata de Compromís ostentara la alcaldía los primeros 29 meses, un tiempo durante el que la cabeza de lista del PSPV ejercería como teniente de alcalde y titular de las áreas de Servicios Sociales y Políticas Inclusivas, Sanidad, Infancia y Majores y que, en el momento de se produjera el cambio en la alcaldía, «una candidata supliría a la otra en todas las dedicaciones y competencias».

Los crítricos señalan que, a las puertas de que se formalizara el relevo en el ayuntamiento, en septiembre tuvieron conocimiento de que el documento redactado para plasmar el acuerdo con el PSPV «estaba manipulado» y no contemplaba la continuidad de Ortega, «un extremo que se nos había ocultado en todo momento». Los firmantes de la carta señalan que esta decisión ha sido ideada «por una minoría» del colectivo que, según relata, «forzaron que se llevara a una asamblea un documento que la misma persona afectada, y líder de Compromís per Carlet, se vio obligada a aceptar».

Daño irreparable

«El contenido de este documento, pese a las presiones para que fuera aceptado, no deja de ser una injusticia que ha generado un daño irreparable a nuestra compañera y, por extensión, en el colectivo», exponen, al tiempo que recuerdan que a esa asamblea no asistieron todos los militantes y que los que sí lo hicieron no disponían de la información previa para poder reflexionar. «Hasta tal punto llegaba nuestra ignorancia de todas estas maquinaciones que una integrante de la ejecutiva local se enteró de la existencia de este documento y de su contenido ese mismo día, lo que propició que presentara su dimisión», recuerdan.

La publicación la semana pasada del edicto por el que la actual alcaldesa de Carlet retiraba las competencias y la dedicación exclusiva que tenía asignadas Maria Josep Ortega desde que cedió el bastón de mando, a petición de la dirección de Compromís, y el inmediato anuncio de la exalcaldesa de que también dejaba su escaño destapó esta crisis en Compromís, especialmente evidente después de que Ortega anunciara en una carta de despedida que su marcha no era voluntaria.

El coordinador local de la formación valencianista, Sergi Doménech, defendió que la medida era consecuencia de un acuerdo unánime de la asamblea para empezar a trabajar en nuevos liderazgos después de la larga etapa de Ortega en el ayuntamiento que cifró en 18 años, de los que casi seis y medio ha ejercido domo alcaldesa. Ortega también fue en la pasada legislatura diputada autonómica por Compromís.

Compartir el artículo

stats