Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Duro cruce de acusaciones en Càrcer por la gestión de la recogida de basura

El PP culpa al alcalde de quemar residuos domésticos y el primer edil les acusa de «inventarse noticias falsas»

El PP de Càrcer criticó ayer la gestión de la recogida de residuos «puerta a puerta» y acusó al alcalde, Pepe Botella, de «quemar la basura». El primer edil, en cambio, negó las acusaciones y reprochó a la oposición que se «inventara las noticias».

El grupo popular lanzó duras acusaciones contra Botella, del que aseguró que se está «burlando del vecindario». La líder local del partido conservador, Raquel Bono, afirmó que una cantidad importante de basura «se deja por recoger cada día» y definió el nuevo sistema de retirada de residuos de «nefasto». Asimismo, manifestó que dicha cantidad de basura se ha quemado, cometiendo «una atrocidad para el ecosistema».

La reacción de Pepe Botella también fue contundente: «No tienen trabajo que hacer y como no tienen noticias, se las inventan. Es totalmente falso», declara a Levante-EMV. A la afirmación del PP de la existencia de una factura de más de 5.000 euros «por un número elevado de toneladas de basura llevada al vertedero», Botella replicó añadiendo que esos residuos «corresponden a la ceniza del quemador municipal, en donde se llevan solo restos de poda. Esa ceniza se llevó a vertedero, tal y como establece la legalidad vigente», aclaró.  

Asimismo, agregó: «No entiendo qué interés tienen en desacreditar el nuevo sistema, que en un año se igualará en coste al anterior método», concluye.

Compartir el artículo

stats