Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El poblado medieval de Berfull se arruina pese a la alerta del CVC

La alcaldesa pide más implicación de los propietarios, que querían vender este BIC

Las ruinas de Berfull en una vista lateral, el acceso principal tapiado y el vallado trasero que permite ver el estado de las casas. | PASCUAL FANDOS

El tiempo juega en contra, pero los años pasan y las ruinas del antiguo poblado morisco de Berfull, un conjunto amurallado en el que a lo largo de una única calle se distribuían 23 viviendas, una casa señorial y una iglesia, se deteriora sin ninguna expectativa de solución pese a contar con la teórica protección que conlleva la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC).

El poblado medieval de Berfull se arruina pese a la alerta del CVC

Ni siquiera el SOS lanzado hace cinco años-noviembre de 2016- por el Consell Valencià de Cultura (CVC ) ante el deterioro que ya entonces presentaba este conjunto medieval ubicado en Rafelguaraf ha servido para activar algún resorte que garantice su conservación, más allá de la intervención de urgencia asumida por el ayuntamiento en 2017, consistente en el tapiado de la puerta principal para evitar el desplome del arco almenado. El cierre cumplía además el objetivo de bloquear el paso a curiosos que sólo pueden contribuir al deterioro de Berfull o ponerse en riesgo.

El poblado medieval de Berfull se arruina pese a la alerta del CVC

La alcaldesa de Rafelguaraf, Rafaela Aliaga, confirmó ayer que la situación de abandono permanente continúa al señalar que «todo está exactamente igual», mientras comentaba que el último contacto mantenido por el ayuntamiento con los propietarios se produjo antes de la pandemia. Según Aliaga, los titulares de Berfull, los descencientes de las familias López Medrano Villar de Saavedra y Cerveró de Miquel, manifestaron que estaban valorando la posibilidad de vender este poblado y, con este fin, estaban intentando localizar a todos los herederos, un proceso tremendamente complejo que hace unos años frustró la propuesta de cesión de Berfull al ayuntamiento después de cinco años sin que pudiera materializarse el acuerdo en escritura pública.

Aliaga indicó que, en ese último contacto, aconsejó a la familia que pusiera unos carteles que alertaran de que se trataba de una propiedad privada y que estaba prohibido el paso para evitar riesgos, unas indicaciones que, recordó, sí atendieron.

La alcaldesa de Rafelguaraf señaló que la lógica indica que con el paso de los años y «la situación en que se encuentra» Berfull, el deterioro tiene que ir necesariamente «a más», por lo que realizó un llamamiento a los propietarios «para que involucren un poco más a ver si se puede recuperar. Nosotros tenemos las manos atadas como ayuntamiento porque, al ser un bien privado, no podemos hacer nada», incidió Aliaga, mientras comentaba tener la esperanza de que aparezca un inversor que pueda rehabilitar Berfull y evite su desaparición.

«No se ha hecho nada»

«Esta situación nos sabe muy mal, pero desde que tapiamos el arco no se ha hecho nada», detalló la alcaldesa, mientras comparaba la situación de Berfull con la que se ha vivido en el monasterio d’Aigües Vives, un conjunto también de propiedad privada que se ha ido deteriorando con los años -aunque su estado de conservación es infinitamente mejor que el de Berfull- tras entrar la empresa titular en un concurso de acreedores. Afortunadamente, en este caso, se trata de uno los proyectos incluidos en los presupuestos participativos del Consell, por lo que la Generalitat anunció su adquisición. Aliaga recordó que, cuando hace una década se trabajó en la cesión del poblado de Berfull al ayuntamiento, un técnico de la conselleria estimó que harían falta al menos cinco y seis millones de euros para su rehabilitación.

Aliaga recordó que los propietarios tuvieron en su día un proyecto de carácter turístico que planteaba la creación de un albergue u hotel rural que aprovechara las viviendas y conservara la estructura del poblado, aunque no se llegó a materializar, y que las últimas noticias que ha recibido, hace ya más de dos años, es que la voluntad era encontrar un comprador.

Compartir el artículo

stats