Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Europa investiga la demora en restaurar el vertedero de tóxicos de Real cerrado en 2003

El proyecto de la empresa aún no cuenta con licencia a la espera de las subsanaciones requeridas

Uno de los vasos del vertedero de residuos tóxicos, en una imagen de esta semana. | LEVANTE-EMV Elena Martínez

La presión del Ayuntamiento de Real por la demora que acumula la restauración del vertedero de residuos tóxicos y peligrosos clausurado hace casi dos décadas provocará que la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo vuelva a poner en el foco en las instalaciones que gestionaba la empresa Valenciana de Eliminación de Residuos (VER) el próximo mes de marzo. Esta comisión ya trató la situación de los vertederos de Real hace exactamente dos años, a raíz de una queja elevada por el anterior alcalde, Alejandro Blasco, y tras recabar información de los diferentes actores implicados, decidió mantenerla abierta hasta tener constancia de que se hubiera ejecutado la rehabilitación.

El actual alcalde de Real, Gerardo López, confirmó ayer que si bien coincidiendo con el debate que se produjo en la comisión de peticiones en febrero de 2020, la mercantil VER presentó en el ayuntamiento un proyecto de regeneración que estimaba en 700.000 euros la inversión necesaria, este no solo no se ha ejecutado sino que ni siquiera dispone todavía de la licencia municipal ya que, según dijo, el consistorio emplazó a la empresa a realizar una serie de subsaciones en el proyecto que, en algunos aspectos, ni siquiera ha contestado.

«Creemos que son ya demasiados años los que han transcurrido y que es necesario buscar una solución», indicó López, mientras señalaba que con este objetivo se reunió a finales del año pasado con el director general de Calidad Ambiental, Joan Piquer, y también se puso en contacto con la eurodiputada socialista Inmaculada Rodríguez-Piñeiro, que le derivó a la persona que ha acabado por reactivar la queja ya que la situación de los vertederos de Real es la misma que entonces, aunque el alcalde admitió que es el de tóxicos el que más preocupa.

«En su día robaron hasta la báscula para la chatarra y la valla está quitada», relató sobre la situación actual. En el caso de la planta de VER, el ayuntamiento procedió a la clausura en el año 2003 tras el auténtico tsunami que sacudió al municipio en los años noventa al descubrirse que tanto la Sociedad Agricultores de la Vega, que gestionaba el vertedero de residuos sólidos, como VER proyectaban grandes ampliaciones, una polémica que incluso provocó la presentación de una moción de censura al entonces alcalde, Francisco López.

El actual, Gerardo López, señaló que ambos vertederos se dejaron de utilizar tras clausurarlos el ayuntamiento -en 1997 el de residuos sólidos urbanos y en 2003 el de tóxicos- aunque no se han restaurado. La planta de VER contaba con dos vasos, uno de los cuales no llegó a albergar residuos, aunque continúa abierto. El munícipe confirmó que, en base a la información que ha recibido, la Comisión de Peticiones volverá a tratar esta demanda el próximo mes de marzo.

La queja tramitada por el anterior alcalde en 2019 reclamaba una correcta restauración ambiental y el sellado de los distintos vertederos repartidos por el término municipal -tres de residuos sólidos urbanos y uno de tóxicos, aunque ya entonces todos inactivos-, así como un adecuado mantenimiento y control de los vertederos por parte de la Conselleria de Agricultura. El ayuntamiento cuestionaba la restauración del vertederero de tóxicos, en el que el vaso utilizado se había recubierto, como el de residuos sólidos que gestionaba SAV.

No obstante, la respuesta que ofreció la Generalitat a la petición de información de esta comisión del Parlamento Europeo admitía la existencia de zonas degradadas en los antiguos vertederos, si bien en el caso de la planta de residuos sólidos urbanos señalaba que se encontraba sellada y clausurada, mientras que la restauración de la planta de tóxicos estaba pendiente.

El alcalde busca la intercesión de Medio Ambiente ante la empresa

La resolución por la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo que acordó mantener abierta la queja elevada desde Real hasta tener constancia de que se había ejecutado la restauración de los vertederos también emplazaba a la Generalitat Valenciana a realizar un seguimiento y a facilitar a la cámara información sobre el proceso de «rehabilitación, cierre y limpieza» de los vertederos. El actual alcalde de Real, el socialista Gerardo López, indicó que el director general de Calidad Ambiental, Joan Piquer, le manifestó su disposición a buscar soluciones a un problema que, incidió, «se arrastrada desde hace demasiado tiempo». «Fuimos a pedir a la conselleria que intercediera, que hablara con la empresa para se pongan las pilas y se restaure el vertedero como marca la legalidad», indicó López, mientra señalaba que también la Confederación Hidrográfica del Júcar había reclamado subsanaciones al proyecto de regeneración de la empresa.

Compartir el artículo

stats