Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los albergues públicos para perros estarán acabados en 2023

Representantes de las entidades implicadas, ayer, en Alzira. | LEVANTE-EMV

La firma por todos los actores implicados del convenio para activar el servicio conjunto de recogida y control de animales abandonados en 52 municipios de la Ribera y la Safor permitió ayer concretar un proyecto en el que el Consorcio de la Ribera ha trabajado en los últimos dos años, que se materializará en la construcción de dos albergues en l’Alcúdia y Tavernes con capacidad para 200 perros cada uno tras una inversión de 1.114.000 euros. El presidente del consorcio, Òscar Navarro, estimó que el nuevo servicio entrará en funcionamiento a finales de 2023.

El consorcio asumirá la gestión directa de un servicio que cubrirá una población de 476.958 habitantes, con la perspectiva de apoyarse en protectoras para la recogida, mantenimiento y gestión de las acogidas y adopciones de animales. La filosofía del servicio es fomentar la política de sacrificio cero. La Conselleria de Agricultura, representada por el secretario autonómico, anunció una línea de subvenciones para este tipo de proyectos, que podría ayudar a financiar la inversión inicial o reducir la cuota de 1,45 €/hab que pagarán los municipios adheridos.

Compartir el artículo

stats