Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una Crida muy luminosa abre las Fallas en Cullera

El alcalde reclama «responsabilidad» ante la Covid

La casa consistorial se convirtió en una enorme pantalla que proyectaba impactantes imágenes. | LEVANTE-EMV

La fiesta fallera ya es imparable. Vuelve a la normalidad. Una llamativa Crida encendió la mecha el sábado en Cullera tras un paréntesis de dos años por la pandemia. Un video-map, proyectado sobre la fachada de la casa consistorial introdujo una fiesta llena de luz, color, música y sentimientos. Las máximas representantes de las 16 comisiones de la localidad fueron las encargadas de realizar el tan esperado llamamiento a la participación festera.

Tras la secuencia de las emotivas imágenes del video-map y un espectáculo musical, una a una, las falleras mayores de cada comisión fueron desfilando por el balcón central de la casa consistorial, por orden inverso a la antigüedad de las comisiones para llamar a la participación en la fiesta.

«Ilusión, deseos de volver, un emotivo recuerdo para aquellos que han quedado en la memoria, esencia fallera, ganas, universalidad, patrimonio inmaterial, fuerza, espíritu, y sobre todo la voluntad de mostrar al mundo la fiesta de los valencianos», fueron las ideas más repetidas en los discursos de un Crida llena de sentimientos que fue jaleada por el colectivo fallero en pleno que se dio cita en la Plaza de España.

«Con la precaución necesaria»

El encargado de poner el punto y final al emotivo acto, desde el balcón central de la Casa Consistorial, fue el alcalde, Jordi Mayor, acompañado por el concejal de Fallas, Javier Cerveró, y el presidente de la Junta Local Fallera, José Luis Renart. Mayor, puso de relieve «la importancia de la vuelta a la normalidad con la precaución necesaria siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Una necesidad la de reeditar las Fallas para seguir demostrando al mundo el porque fueron declaradas Patrimonio inmaterial de la Humanidad».

Mayor insistió en la importancia de disfrutar de la fiesta «desde la responsabilidad que se necesita para seguir luchando contra la pandemia», remarcó para subrayar después que esa prudencia ha de implicar a todos: «Hemos de demostrar al mundo entero que nuestra fiesta no solo es grande, sino que al mismo tiempo es responsable con los tiempos que nos ha tocado vivir».

También reclamó al colectivo fallero para que salga a la calle y haga ver a aquellos que nos visitan «que las fallas están en la calle y que se sientan como uno más dentro de nuestra fiesta, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad».

Compartir el artículo

stats