Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Europa vigilará la restauración del vertedero tras 19 años de espera

El alcalde de Real señala que «da la sensación de que en realidad la que manda es la empresa»

Europa vigilará la restauración del vertedero tras 19 años de espera

La Comisión Europea mantendrá la vigilancia para garantizar que se procede al sellado y restauración del vertedero de residuos tóxicos y peligrosos de Real, pendiente desde hace casi dos décadas ya que fue clausurado en el año 2003, según se desprende del acuerdo adoptado el martes por la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo que, como ayer adelantó Levante-EMV, emplazó a la Generalitat a que haga cumplir la obligación que tiene la empresa titular de sellar y restaurar este depósito de residuos. La sesión evidenció el choque que este asunto ha provocado entre el ayuntamiento y la dirección general de Calidad Ambiental hasta el punto que el actual alcalde, el socialista Gerardo López, llegó a señalar que «me da la sensación de que en realidad la que manda es la empresa VER. El pueblo de Real lo que quiere es un sellado y restauración acorde a la ley y sin que eso suponga un nuevo vertedero», indicó.

La queja que en el año 2019 elevó a la Comisión de Peticiones el exalcalde de Real Alejandro Blasco, de la agrupación Àgora, regresaba el martes a Bruselas dos años después ya que nada ha cambiado en la situación de los vertederos, todos ellos ya fuera de servicio. Blasco se encargó de realizar un breve resumen histórico del conflicto de los basureros y recordó que hace cinco años el ingeniero municipal elaboró un completo informe del estado de los cuatro vertederos de Real «que exponía la deplorable situación de los tres vertederos de residuos urbanos y alertaba del estado de abandono del de residuos tóxicos y peligrosos».

El exalcalde dejó claro que, cinco años después, la situación es la misma. Aprovechó su intervención inicial de cinco minutos para rebatir la intervención que hace dos años realizó la eurodiputada socialista Inmaculada Rodríguez Piñero para negar que como alcalde hubiera obstaculizado la restauración del vertedero de tóxicos o que la empresa dispusiera ya de la licencia municipal de obras para el sellado. Ni entonces, ni todavía ahora, como confirmó acto seguido el actual alcalde, el socialista Gerardo López.

Éste expuso en la Comisión de Peticiones que de los cuatro vertederos que hay en Real solo se ha restaurado uno y, si bien recordó que la empresa Valenciana de Eliminación de Residuos (VER) presentó hace dos años un proyecto de regeneración del depósito de tóxicos, detalló que el ayuntamiento le emplazó a realizar hasta seis subsanaciones de las que solo ha dado respuesta a dos. En concreto, expuso que siguen sin contestación la petición de que aporte un programa de control y seguimiento ambiental, un justificante visado por el Colegio de Ingenieros, la autorización de la conselleria para el sellado -dijo que aporta una autorización del año 2004 mientras que el ayuntamiento le requeire una acorde al proyecto actual- o, la más importante, dijo, que identifique el rigen de la tierra que se va a utilizar para el sellado. «La respuesta de VER es incompleta porque solo cumple dos de los seis puntos que se le requerían», indicó López, mientras detallaba que la Confederación Hidrográfica del Júcar también informó en julio de 2021 de forma desfavorable mientras que en noviembre la Conselleria de Agricultura y Desarrollo Rural emitía un informe favorable «con unos condicionantes que no han sido subsanados por la empresa». «Las licencias son actos reglados que se otorgan cuando se cumplen los requisitos», incidió en una idea que momentos antes había expuesto Alejandro Blasco.

Disposición de la empresa

El director general de Calidad Ambiental, Joan Piquer, expuso que el vertedero de residuos domésticos se selló conforme a la normativa en vigor en su momento mientras que en el de tóxicos hubo un presellado y falta un proyecto de sellado definitivo «más actualizado». Piquer señaló que la conselleria colaboró a petición del propio Blasco para que la documentación del proyecto de obras fuera «lo más completa posible» en la identificación de las tierras para el sellado, con arcillas y materiales arcillosos de la zona, y mostró su disposición a emplazar a VER para que subsanara con la mayor brevedad posible los requerimientos planteados por el ayuntamiento. Con todo, y a preguntas de las presidenta de la comisión, la europarlamentaria española Dolors Montserrat, defenció que a criterio de la Generalitat la obra se podría ejecutar y que la empresa VER está dispuesta a ello cuando obtenga la licencia.

La Comisión Europea emplazó en última instancia a acelerar los trámites para sellar el vertedero de tóxicos, una obra que todos coincidieron en que está pendiente y se debe ejecutar.

Compartir el artículo

stats