Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turís y Catadau aplazan las Fallas del fin de semana para huir de la lluvia

Montserrat y Montroy no cambiarán sus fechas previstas, mientras que L’Ènova las sostiene con firmes dudas sobre su posible celebración

Asistentes a una mascletà de Alzira en la que los protagonistas fueron los paraguas. | ÒSCAR MARTÍNEZ

Algunas localidades de la Ribera suelen celebrar sus fiestas falleras más tarde que el resto. Las pésimas previsiones meteorológicas empujan a algunas de ellas a retrasar su puesta en marcha para final del mes de marzo y principios de abril.

Turís ha sido la primera en anunciar su cambio de fecha para la semana próxima, del 30 de marzo hasta el 3 de abril (día de la ‘cremà’), fecha en la que la previsión del tiempo es más benevolente con las lluvias.

Al carro también se ha acabado subiendo Catadau: «Esta semana el tiempo no nos daba tregua y hemos decidido aplazar nuestras fallas a la semana que viene para que podamos realizar los actos bien», ha indicado su alcalde, Manolo Bono, a Levante-EMV.

Por su parte Montserrat, celebra las fiestas josefinas en la misma semana, aunque esa fecha «la teníamos programada desde hace meses», aclara su primer edil, Josep Maria Más, a este periódico.

Por lo que respecta a Montroy, la localidad celebrará sus Fallas del 23 al 27 de marzo : «En principio esa es la fecha que la falla ha barajado desde hace tiempo, de hecho vamos a seguir adelante con esa fecha aunque el tiempo empeore más, pero nosotros la mayoría de actos los realizamos en fin de semana. A partir del sábado parece que se abrirá un poco el tiempo, por lo que vamos adelante a no ser que el tiempo de un vuelco», ha indicado su alcalde, Antonio Carrascosa.

L’Ènova, al cierre de esta edición, seguirá con los actos, pero a expensas de la meteorología: «He hablado con la comisión de fallas y se lo están pensado, aún no hay nada confirmado», ha asegurado su primer regidor, Tomás Giner.

Compartir el artículo

stats