Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las primeras catas avalan que el vertedero se ubique en Guadassuar

El Consorcio de Residuos Ribera-Valldigna encarga un segundo estudio complementario del sector Pla del Roser antes de tomar una decisión sobre el emplazamiento de la futura planta

Una vista del sector Pla del Roser de Guadassuar, donde se han realizado las prospecciones para estudiar el terreno. | V. M. PASTOR

Las conclusiones preeliminares de las prospecciones realizadas en el sector Pla del Roser de Guadassuar bajo la supervisión del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) apuntan que se trata de un emplazamiento adecuado para albergar el futuro vertedero comarcal, aunque el Consorcio de Residuos Ribera-Valldigna ha encargado una segunda fase de catas en busca de mayor concreción antes de tomar una decisión sobre la ubicación de esta instalación que el ente necesita para ser autosuficiente en la gestión de los residuos que generan los 51 municipios de su demarcación. «Los primeros informes apuntan que se trata de un lugar favorable, pero hay que hacer una segunda tanda de catas para confirmar que es el más favorable», comentó ayer el presidente del consorcio, Voro Montañana.

El Consorcio de Residuos encargó una radiografía del suelo en este sector del término municipal de Guadassuar que el propio IGME había señalado como «potencialmente apto» para albergar una planta de estas características. Los trabajos contratados constaban de ocho sondeos de unos 40 metros de profundidad y una tomografía eléctrica del suelo. El objetivo era realizar un mapa de isoprofundidades de la zona que señalara qué niveles son los más adecuados para albergar el vaso del vertedero si finalmente el informe era favorable.

La búsqueda de un emplazamiento para ubicar el vertedero comarcal se prolonga ya durante quince años. El consorcio Ribera-Valldigna ya cuenta con una planta de selección y otra de compostaje, ambas ubicadas en Guadassuar, y necesita un vertedero para gestionar el rechazo que se genera, que ahorraría además los gastos actuales de transporte a otras instalaciones.

El estudio inicial realizado por el IGME en busca de un emplazamiento en base a las dos únicas opciones que el consorcio puso sobre la mesa, ya que solo Tous y Guadassuar habían mostrado su disposición a acoger estas instalaciones, señaló el Pla del Roser como un sector potencialmente apto mientras descartaba las alternativas de Tous al considerar que podían presentar problemas de permeabilidad.

Consulta popular

El informe que se dio a conocer en diciembre de 2019 causó sorpresa, ya que la ubicación señalada por el IGME no se ajustaba a la que había ofrecido el Ayuntamiento de Guadassuar tras una consulta popular. No obstante, el consistorio aceptó el emplazamiento a la espera de que un estudio más pormenorizado del suelo confirmara la idoneidad.

El consorio ya conoce las conclusiones iniciales de las primeras catas, aunque se dispone a realizar estudios complementarios que confirmen la elección. Montañana recordó que el consorcio puso en manos de un prestigioso geólogo la dirección técnica de estos trabajos, que se realizan además bajo la supervisión del IGME, y que ambos han actuado con total libertad ya que el consorcio no ha querido interferir. El Instituto Geológico es además el organismo que, en última instancia, debe confirmar si los terrenos son aptos para albergar una instalación de un vertedero.

«Vamos por el buen camino, pero hay que esperar a estos trabajos»

El presidente del Consorcio de Residuos, Voro Montañana, se mostró cauto con el avance del estudio del IGME ya sobre la mesa y subrayó que hasta que no estén las conclusiones de las nuevas catas «no se puede afirmar nada». Ya ha firmado la contratación de los nuevos análisis del terreno. Los primeros informes, detalló, han sido «bastante positivos» y han propiciado que se encargue una segunda fase del estudio en busca de una mayor concreción. Ésta constará de nuevas catas que buscarán además otras profundidades. «Vamos por el buen camino pero hay que esperar a la conclusión de trabajos y luego habrá que dejar un poco de tranquilidad al IGME y a la dirección de obra, que emitirán el informe definitivo. Mi idea es que cuando esté el informe sea el propio Instituto Geológico el que lo presente a la asamblea», apostilló.

Compartir el artículo

stats