Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Alzira amplía su mala racha y cae goleado ante el nuevo líder (3-0)

Dos minutos fatídicos con dos tantos encajados sentencian un buen partido que controló hasta el minuto 60

Once inicial que presentó Dani Ponz ante el Intercity. | TONI CORREAS

La UD Alzira va a hacer sufrir a sus aficionados en las cinco jornadas que restan para acabar la liga. El domingo volvió a perder después de una buena primera parte contra el CF Intercity pero dos minutos fatídicos sentenciaron el encuentro con un 2-0 que quince minutos después se convirtió en el 3-0 definitivo.

Dani Ponz optó por tercera semana consecutiva con Paweł en la portería. La ausencia obligada de Soler la volvió a cubrir con David López, junto a Estacio, Kaiser y Juanma. En la medular retornó a la titularidad el suecano Selfa junto a Lado. Sesé jugó por la derecha y con la vuelta de Chema tras la jornada de sanción, éste se situó en la banda izquierda con Coscia en punta.

A los cinco minutos, el exblaugrana Cristian Herrera enganchó un cabezazo en el segundo palo que casi sorprendió a la zaga alzirista. Los azulgranas lo intentaron con un disparo lejano de Marenyà que se fue por poco al filo del cuarto de hora. Los locales ejercieron la condición de favoritos y en pleno ecuador, Paweł achicó espacios y despejó una internada de Pol Roigé.

El consecuente córner fue cabeceado desviado por Miguel Marí. El conjunto de Dani Ponz empezó a sacudirse el dominio y a buscar el marco del debutante Dani Atanes. A la media hora, Coscia intentó sorprender desde 30 metros. En el siguiente ataque, Sesé no llegó por poco a un centro al segundo palo. Lado también lo intentó de lejos. A punto de finalizar el tiempo reglamentario, en una contra, Juanma remató a manos de Paweł.

En la segunda parte, el Intercity, presionado por La Nucia, que no falla, puso una marcha más al partido. A los diez minutos, Pol Roigé provocó una estirada fantástica del meta polaco del Alzira. Tres después, el central Álvaro Pérez cabeceó un magnífico centro de Juanma Ortiz que Paweł no atrapó.

«Hubo varios partidos en uno», analizó Dani Ponz. «Hasta el minuto 60 en que estaba dónde nosotros queríamos. Habíamos generado espacios y sacamos a Francis y Martín Lapeña para ir a ganar el partido», explicó. Si el daño no fue suficiente, dos minutos después del gol, cuando el Alzira sacaba el balón, Marenyà no controló, robó Josiel, que acabó cediendo a Benja para cruzar el 2-0 que sentenciaba el partido. «Fue una desgracia que con dos fallos garrafales nuestros se nos fuese el partido. Con un doble 6 habíamos cerrado el problema que generaba Pol Roigé que nos desajustaba», explicó Ponz que hizo dos cambios más: Carlos Pérez y Beli por Lado y Chema. A quince para la conclusión, Villacañas filtró un pase a la espalda de la defensa para que Enzo Cabrera lograra el 3-0 definitivo. Bono volvió a jugar después de dos semanas lesionado en sustitución de David López. Poco más dio de sí el encuentro.

A cinco jornadas para el final, la UD Alzira conserva el 7º puesto pero tiene el descenso a un punto menos que a la semana pasada, a cinco puntos, y ve acercarse al Recreativo Granada y al Melilla a dos puntos, distancia a la que sigue el Poli El Ejido, que perdió contra el Mancha Real. El equipo jiennense también se pone a tres y At. Levante (primer equipo que se salva), Águilas (zona de play-out), Socuéllamos y Pulpileño (en descenso directo) a cinco.

El próximo partido se disputará el Sábado de Gloria a las 18 h. en el Luis Suñer Picó contra el Mar Menor, que esta semana ha sido goleado por 4-0 por el penúltimo, el Calvo Sotelo de Puertollano. Curiosamente, de ganar el Alzira y pinchar también el Eldense, los alziristas se pondrían a solo tres puntos del play-off de ascenso.

Compartir el artículo

stats