Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ejido retrasa las aspiraciones de «play-off» a Primera del Alzira FS

El conjunto que dirige Braulio Correal deberá esperar a la próxima jornada para certificar su presencia en la promoción de ascenso pese a cumplir con creces frente al Bisontes Castellón (4-2)

Gonzalo Castejón se estira para entregar el balón al capitán, Jose Carlos. | PAULA CLIMENT

El Family Cash Alzira FS deberá esperar una semana más para saborear la clasificación para el «play-off» de ascenso a Primera División. El pasado viernes cumplió con su cometido y venció 4-2 a un Bisontes de Castelló que también necesitaba el triunfo. En su caso para prácticamente asegurar matemáticamente la permanencia que ahora solo tiene por dos puntos. Sin embargo, el Peñíscola, que jugaba en casa y podía consolidar definitivamente la segunda posición, salió a comerse la mona de Pascua antes de lo debido y perdió 1-3 contra El Ejido. Con todo, el conjunto alzireño sigue cuarto, con 54 puntos. El Atlético Benavente también pinchó en casa (5-7) contra un Mengíbar que apura opciones de permanencia y se va a tres puntos. El Ejido, primer equipo que no jugaría la promoción está a cinco a falta de dos jornadas de liga y el Unión África Ceutí, próximo rival de los ribereños -ya salvado- queda a siete, pero a cuatro de «play-off». El próximo sábado, los ribereños visitarán la ciudad norteafricana a las 18:00 horas.

«Hacía tiempo que no jugábamos un partido tan completo». Con esta declaración de Braulio Correal quedaría resumido lo que fue la victoria del Family Cash Alzira FS por 4-2. «Los aficionados merecían que el equipo resolviese el partido con más holgura de lo que lo ha hecho toda la temporada», añadió. El equipo blanco empezó apretando con una primera ocasión de Castejón a la que siguieron alternativamente oportunidades de ambos conjuntos, con Beto, Señoret o Cristian. Por fin a los ocho minutos, Rubi logró su decimosexto tanto de esta temporada al aprovechar el potente y lejano disparo de Pedro García y que portero y defensa no controlaran el esférico para que el de Ibi machacara. El Bisontes insistió para lograr el empate, incluso con la incorporación de su portero, Rafa López, al ataque. Una fórmula que diversos equipos han utilizado ya para neutralizar la presión elevada de los alzireños. El propio guardavallas fue protagonista rechazando el disparo de su tocayo Ara.

Fiesta en el Palau

La segunda parte se inició con el 2-0 de Rafa Ara a los pocos segundos. El valenciano cedió de espaldas a Gabri, que estrelló el cuero en el palo y el pichichi del Family marcó a placer. Peiró y Pedro tuvieron el tercero. También Lorca, Yera y Señoret para reducir diferencias, pero sería de nuevo Rafa Ara el que recogió un saque en largo, lo pinchó y en semicaída batió por abajo al meta castellonense. Con todo perdido, los de Miguelín jugaron los últimos once minutos con portero jugador. A falta de cinco, Pele aprovechó un rechace en corto para marcar el 3-1 de cabeza. «Las siguientes acciones las defendimos con mucha seguridad y lograr el 4-1 nos dio tranquilidad», argumentó Correal. La presión de Peiró le permitió robar y ceder a Castejón, que montó la contra para que el turolense marcara a placer. A 25 segundos del final, Beto empaló desde 17 metros y Gabri, en el intento de despeje, batió a Nacho Serra.

La fiesta fue total al final del encuentro incluso con el apagón que se produjo en el Palau d’Esports, que fue suplido con las luces de los móviles y el ya clásico cántido del «¡¡¡Oh, sha, la la, Ohh Alziraaaa!!!». El club celebró el domingo el nacimiento de una nueva socia, Carmela, hija del delegado del equipo, Raúl Garrido.

Compartir el artículo

stats