Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El joven talento de la cocina de Alberic ya es una gran promesa

Vicent Sanchis logra el segundo premio en el concurso nacional de la escuela Le Cordon Bleu

Vicent Sanchis Cogollos, sonriente, tras recibir el premio. | LEVANTE-EMV

Un plato presentado como una trilogía que simboliza el ciclo vital del conejo sirvió al estudiante de cocina de Alberic Vicent Sanchis Cogollos para alzarse con el segundo premio en la final del concurso de promesas de la alta cocina celebrada el martes en la escuela Le Cordon Bleu Madrid. Su designación como segundo ganador de este pretigioso certamen le permitirá disfrutar de una beca para cursar un certificado en esta escuela valorado en más de 8.500 euros. El joven cocinero, alumno del grado superior en el IES Guillem d’Alcalà de València, se mostraba ilusionado con esta distinción que, afirma, no se esperaba.

El plato con el que logró el premio. | LEVANTE-EMV

Vicent Sanchis relata que acabó muy satisfecho la elaboración del plato en la final, siguiendo las pautas que marcaba la organización, y que solo la valoración que hizo de su trabajo el presidente del jurado, el chef Jesús Sánchez, ya representaba para él un premio. «Le gustó la explicación sobre la trilogía del ciclo de vida del conejo en tres bocados, porque había que confeccionar una historia que tuviera sentido, y me dijo: ‘qué platazo te has sacado, chaval’», comentó. «Cuando acabé el plato hablé con mi tutor, Santiago Calvo, que me ha ayudado una barbaridad, y le dije que estaba contento, que había hecho el plato como quería y me había salido bien, pero no te esperas quedar segundo porque había mucho nivel, este reconocimiento es una alegría muy grande», incidió.

Sanchis compitió en la final con otros nueve jóvenes cocineros procedentes de diferentes puntos de España, entre ellos un alumno del CIPFP de Benicarló, en una dura prueba de cuatro horas en la que tuvo que elaborar un plato que demostrara su técnica, destreza y creatividad, a partir de unos ingredientes y técnicas comunes: «râble» de conejo relleno, con guiso de patatas, «gnocchi» de patata y salsa al estragón.

El plato que le ha valido el premio como segundo ganador del concurso para jóvenes promesas diferencia tres etapas del ciclo de vida del conejo, primero con un «figatell» elaborado con las vísceras que alude a la formación inicial; una segunda etapa tiene a la costilla, parte anatómica, como protagonista al ser el elemento protector de los órganos vitales que permite que el conejo desarrollarse -el carré del conejo con una parmentier de patata asada, detalló- mientras que el tercer bocado presenta un plato con zanahorias y espárragos trigueros, «gnocchi» de patatas -parte obligada por la organización- junto a una mantequilla clarificada con hierbas del monte, que simboliza el entorno natural del conejo.

«Ha sido una experiencia que no olvidaré en la vida. En la escuela Le Cordon Bleu nos recibieron como si fuéramos chefs de un nivel alto, nos ayudaron a superar los nervios de acudir a una cocina a ciegas porque no sabes dónde vas a trabajar y ha estado muy comprometida con todos nosotros», relata el joven de Alberic, que recibió la noticia de su elección como finalista la víspera de su 25 cumpleaños el pasado 3 de marzo y que ha logrado este reconocimiento cuando se dispone a abrir junto a un socio su primer restaurante en la Pobla de Vallbona: Origens.

Este joven cocinero de 25 años, que ya cuenta con una importante experiencia laboral como jefe de cocina en el restaurante Contrapunto del Palau de les Arts Reina Sofia de València durante dos años y medio y como asesor gastronómico en hoteles de la cadena Meliá en Cuba, no duda en señalar que había «mucho nivel» entre los diez finalistas de esta décima edición del Premio Promesas de la alta cocina y espera que, como ha sucedido en anteriores ocasiones, el premio sirva de «trampolín» para su carrera.

El alumno del CIPFP San Lorenzo de Huesca Ariel Adonay Munguía se ha alzado con el primer premio, que lleva aparejado una beca de 23.000 euros para estudiar en esta escuela de hostelería. La segunda beca de 8.500 euros será para Sanchis, que deberá elegir entre las especialidaes de cocina francesa, pastelería y cocina española aunque, a la espera de recibir toda la información, parece inclinarse por esta última. El joven de Alberic agradece el respaldo recibido de su tutor y de todo el instituto Guillem d’Alcalà: «Cuando vas a un concurso así necesitas el apoyo de todos, sin ellos no hubiera sido posible», señaló.

Compartir el artículo

stats