Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De prostíbulo a centro de salud mental

De prostíbulo a centro de salud mental Vicent M.Pastor

Favara comienza a sentar las bases del Centro Público de Atención Integral para enfermos mentales crónicas que transformará un antiguo prostíbulo en el primer centro público gestionado de forma directa por el Instituto Valenciano de Servicios Sociales para ofrecer una atención residencial, diurna y ambulatoria a la comarca. Será un centro de referencia de la Ribera en materia de salud mental, ya que actualmente no existe ninguno. En estos momentos solo hay un centro con 40 plazas concertadas en Sueca de las 161 autorizadas en cuatro centros.

La lista de espera de atención residencial de salud mental es de 134 personas y con este centro se pretende implantar dos módulos del CERM por un total de 80 plazas más CRIS con 50 plazas más CD conn 40 plazas en total 170 plazas de atención directa.

El perfil de los usuarios es el de «personas con trastorno mental grave que no precisan de hospitalización». Este centro público de atención integral a personas con enfermedad mental de Favara «prestaría un servicio de alojamiento o de atención diurna para estas personas enfocando su actuación hacia la mejora de su autonomía personal y social dando soporte a su normalización e inclusión social».

El secretario autonómico de planificación y organización de la Conselleria de Polítiques Inclusives, Xavier Uceda, acompañado del director general de Infraestructuras de Servicios Sociales, Enric Juan, y Rafael Tabarés, comisionado de la presidencia de la Generalitat en salud mental, expusieron el pasado miércoles en Favara el proyecto. La infraestructura así como el tipo de intervención está basado en el nuevo modelo de atención centrado en la persona en base a las capacidades, limitaciones y necesidades de cada individuo. 

«Esto implica ofrecer atención a personas con trastornos mentales graves, fomentar la mejora de la autonomía personal y social, conseguir el mayor grado posible de ajuste e integración social, coordinar los recursos sociosanitarios y establecer los canales de coordinación necesarios con los recursos sociales sanitarios, de participación, tanto del municipio como de la comarca» , concreta Uceda.

Además del servicio público que ofrecería, el centro «podría resultar un motor económico de la comarca con la creación de más de 150 puestos de trabajo directos como públicos y deslocalizable es de hasta 10 categorías profesionales diferentes con lo que tendría un impacto en los comercios locales de forma indirecta», destaca el gobierno municipal de Favara.

La elección de Favara se enmarca dentro del plan de infraestructuras de Servicios Sociales, que pretende dotar a todas las comarcas de unas dotaciones mínimas de cada tipología de centros. «Se ha decidido desarrollar en Favara dada la oportunidad de darle otra vida al edificio sin uso que anteriormente había sido un hotel y un prostíbulo con una superfície construida de 6.687 metros cuadrados, distribuidos en seis plantas y 69 habitaciones. Se aprovechará así la estructura existente intentando agilizar los terminos de ejecución del proyecto.

Una compra de 3,8 millones y un coste de 4,1 millones más

La operación de compra del viuejo prostíbulo se negoció con la Sareb, últimos propietarios, por 3.800.000 euros, a los cuales se sumaría una inversión de más de 4.100.000 euros para su adecuación y que iría financiada con fondos europeos de reconstrucción post Covid. Además también se ha valorado y tenido en cuenta la buena ubicación de la infraestructura con fácil acceso para el resto de municipios de la Ribera y por la situación que ocupa el inmueble, un tanto alejado del casco urbano.

Compartir el artículo

stats