Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un joven que no fue candidato entrará como concejal en Antella

Compromís hace correr la lista hasta agotarla para cubrir el escaño vacante tras la renuncia de Mónica Richart y aplica al artículo de la ley electoral que permite recurrir a cualquier ciudadano

Juan Antonio Tovar, en el centro, junto a la alcaldesa titular, en una imagen de archivo. | V. M. P.

El Ayuntamiento de Antella contará con un concejal que no se presentó a las municipales de mayo de 2019 en ninguna candidatura. Compromís ha activado el procedimiento previsto en la ley de Régimen Electoral General para cubrir con un ciudadano de a pie la vacante generada por la renuncia de Mónica Richart tras hacer correr la lista electoral hasta agotarla sin que ninguno de los integrantes de la candidatura solicitara el acta de concejal ante la Junta Electoral.

La formación nacionalista, que obtuvo tres escaños en Antella en las últimas elecciones, ha vivido momentos convulsos a lo largo del mandato entre los que destaca la expulsión del grupo del cabeza de lista y alcalde accidental durante más de un año, Antonio Juan. También ha registrado la renuncia de uno de los ediles que constituyeron el primer grupo municipal de Compromís y, en aquel momento, la lista ya corrió hasta el sexto lugar que ocupaba Richart. La candidatura estaba integrada por nueve personas, el número de escaños que conforman la corporación, y otras tres como suplentes.

El portavoz del grupo, Juan Antonio Tovar, defendió ayer que el relevo que ahora se tramita no es consecuencia de ningún conflicto interno, sino que es fruto del consenso. «Se incorporó al colectivo un chaval que tiene muchísimas ganas de trabajar, estaba estudiando fuera y al regresar a Antella y ver la marcha que llevamos, considera que nos podía echar una mano y pactó con la concejal de Juventud y Bienestar Social estar un año cada uno para coger experiencia. Al colectivo nos ha parecido bien y el resto de la candidatura ha tenido que renunciar para que pueda entrar y así en 2023 pueden presentarse los dos con la experiencia adquirida», detalló Tovar.

El portavoz de Compromís defendió que, especialmente en los pueblos pequeños, muchas de las personas que aceptan ocupar los últimos puestos de una candidatura no tienen expectativas de ejercer como concejal y se integran simplemente para apoyar al colectivo. De hecho, indicó que entre los que han renunciado hay candidatos que viven en València. Además, no es habitual que una lista pueda correr tanto para llegar a ofrecer las credenciales a los candidatos que ocupan estos últimos puestos.

La Junta Electoral Central ya ha publicado la propuesta elevada por Compromís per Antella para que Josep Vicent Mateu Garcia ocupe el escaño que ha dejado vacante Mónica Richart. La ley electoral contempla que cuando se agota la lista se pueda recurrir a una persona que no hubiera concurrido a las elecciones y solo establece como concidicones que el elegido sea mayor de edad y no esté incurso en causa de ineligilidad.

Mónica Richart comentó ayer que Josep Vicent Mateu «es una persona muy preparada y tiene un proyecto vital de futuro muy arraigado en Antella» por lo que aseguró que su marcha no es producto de ningún conflicto y que, de hecho, dijo, «colaboro con él todo lo que puedo». «En los pueblos las circunstancias son diferentes», indicó sobre la disposición de los candidatos a asumir el acta de concejal.

Compartir el artículo

stats