Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlet ya es pionera en dar seguridad con alzadores a los niños que viajan en bus

El colegio Bosch Marín se convierte en el primer centro escolar de la C. Valenciana en adquirir levantadores para los alumnos más pequeños

Representantes del colegio con los alzadores. Levante-EMV

El colegio público Bosch Marín de Carlet ha sido el primer centro escolar de la Comunitat Valenciana en adquirir alzadores para garantizar la seguridad de los alumnos cuando salen de excursión en autobús, una iniciativa impulsada por la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) y el propio centro, que han invertido 2.000 euros en la compra de cien elevadores que los niños estrenaron el pasado viernes en una salida para visitar l’Alqueria del Basket, en València.

La preocupación por la seguridad en los desplazamientos ya provocó que los representantes del colegio en el Consell Escolar Municipal elevaran una propuesta por la que se instaba al Ayuntamiento de Carlet a solicitar un cambio de normativa de forma que se exija que todos los autobuses de transporte escolar lleven cinturones con anclajes de tres puntos -similares a los de cualquier turismo-, que fue refrendada por la comunidad escolar, indicaron fuentes de la AMPA. Aunque la oferta de autobuses con este sistema de retención es todavía escasa, el centro ha decidido priorizar su contratación para sus excursiones ya que, además, solo en estos se pueden instalar los alzadores sin respaldo adquiridos.

En este proceso de sensibilización, el centro también organizó con la colaboración del concejalía de Educación una charla informativa impartida por Óscar Suarez, asesor técnico superior en retención infantil, que explicó la normativa que regula el transporte escolar y defendió estos anclajes de tres puntos como «el único sistema con el que podemos decir que los niños viajan seguros».

El técnico confirmó a Levante-EMV que el colegio Bosch Marín fue el primer centro de la C. Valenciana que adquirió alzadores en abril y que, una semana después, también lo hizo el colegio Les Carolines de Picassent. En otras Comunidades Autonómas sí está más extendido que los colegios dispongan de alzadores propios para no depender así de que los niños que por su estatura los necesiten tengan que llevarlo de casa.

«Ojalá fuera esto una tendencia, pero en la C. Valenciana hay todavía muy pocos autobuses de tres puntos. Estamos para intentar cambiar las cosas», comentó Suárez, que destacó que el objetivo de estas charlas de sensibilización es que «tanto los padres como la dirección del colegio o cualquier persona entienda la importancia de llevar un cinturón y que los niños vayan en un elevador sin respaldo con un cinturón de tres puntos, porque es la diferencia entre viajar seguro o no estar seguro para nada».

Fuentes de la asociación de padres señalaron que el Bosch Marín es un colegio pequeño, de una sola línea, y que los principales usuarios de estos alzadores serán los alumnos de Infantil y primero y segundo de Primaria, ya que se precisan para los niños de hasta 1,35 metros de altura.

Compartir el artículo

stats