Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La lluvia y la falta de sol merman un 30 % la cosecha de verdura

También se perderá un 70 % de la producción de patatas

El técnico de la cooperativa muestra una planta de col china que ha sacado la flor y perdido el valor comercial. | PERALES IBORRA

Las adversas condiciones climatológicas de los últimos meses, con episodios de lluvia extraordinarios que no sólo han paralizado durante días la recolección sino que también han generado una humedad excesiva que ha favorecido la proliferación de hongos, pero sobre todo la escasez de horas de sol -una exposición necesaria para el normal desarrollo de la planta- han acabado por pasar factura a la cosecha de verdura y, en particular, de col china, que en el caso de la Ribera tiene en Benifaió la principal área productora.

Los técnicos de la cooperativa local Cohoca han estimado en un 30 % la merma que habrá en la producción de col china sobre una previsión inicial de dos millones de kilos, y de un 70 % en la de patata, bastante más modesta, que además de por las persistentes precipitaciones se ha visto afectada por las bajas temperaturas del pasado 3 de abril, según ha detallado el presidente de la entidad, Jesús Tortosa. No son los únicos cultivos afectados. La fruta de hueso también sufrirá mermas posiblemente de más del 50 % al no haber podido completar los árboles su ciclo natural por esas condiciones ambientales adversas.

Los temporales que han dejado registros de lluvia históricos en la Ribera -el observatorio que la red de Inforatge tiene en Benifaió suma más de 390 l/m2 entre marzo y abril- llegaron en plena campaña de col china y además de retrasar la recolección -fuentes de la cooperativa recuerdan que solo en marzo estuvo lloviendo 16 días- han provocado unas temperaturas que han propiciado que la planta sacara con antelación la flor, que «espigara» en el argot del campo, con lo que pierde cualquier valor comercial ya que el mercado ya no la quiere.

«Hay parcelas completas que no se han podido recolectar», explicó Tortosa, mientras señalaba que si bien la producción actual de verdura está muy lejos de los 20 millones de kilos que se llegaban a comercializar en los años ochenta y la primera mitad de los noventa, continúa siendo una alternativa que «ofrece oxígeno» a los agricultores.

El presidente de Cohoca detalló que la campaña de verdura para ensalada se pudo completar «relativamente bien», pero el mal tiempo ha castigado la de col china y ha provocado mermas que los técnicos han estimado en torno al 30 %. La cooperativa estima en 60 hectáreas la superficie de cultivo en la presente campaña.

En el caso de la patata, Benifaió cuenta con cerca de 22 hectáreas en cultivo -«no somos grandes productores», admitió Tortosa- y el daño se deriva de la helada del 3 de abril y el exceso de humedad. «El frío secó muchos cultivos que quedan muy débiles y las copiosas lluvias han provocado los ataques de hongos», explica el técnico Diego Molina. Con la planta seca la patata tampoco coge tamaño y se estima que un 70 % de la producción se ha perdido.

Los agricultores con parcelas afectadas sufrirán las pérdidas ya que hay una resistencia generalizada en verduras y hortalizas a asegurar las cosechas «porque el agricultor no tiene garantías de que ante un problema como esté va a tener cobertura», explicó Tortosa.

El presidente como Cohoca señaló que la verdura aún es hoy una alternativa para los agricultores «a pesar de que el coste de recolección y producción es demasiado alto para lo que paga el mercado» y denunció que la existencia de convenios colectivos diferentes en cada Comunidad Autónoma provoca que la Comunitat Valenciana pierda competitividad frente a otras regiones como Andalucía o Murcia. «Además del problema del minifundismo, tenemos el coste de la mano de obra que en otras comunidades es más asequible para el productor», indicó Tortosa, mientras reivindicaba que en el sector agroalimentario rija un único convenio para toda España.

Compartir el artículo

stats