Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Multas de 750 € tras la agresión de dos perros peligrosos a otros canes

Los animales paseaban sueltos por Alzira, sin bozal, y los propietarios no tenían la documentación en regla

El Ayuntamiento de Alzira ha sacionado con 750 euros a los propietarios de dos perros de razas potencialmente peligrosa que paseaban sueltos y sin bozal por zonas urbanas y se abalanzaron sobre otros canes. En un caso, un Yorkshire de una vecina, a la que llegó a desgarrar el abrigo, mientras que el otro incidente sí llegó a causar heridas por mordedura al otro animal.

Se trata de agresiones diferentes, aunque presentan muchas similitudes, que en ambos casos se remontan a principios de año. Uno de ellas tuvo lugar en la calle Massalavés y la otro en Joanot Martorell. La Policía Local de Alzira cursó denuncias por tener en la vía pública este tipo de perros potencialmente peligrosos sueltos, sin bozal y sin la documentación que requieren estas razas en regla ya que, en el caso de la calle Joanot Martorell, el titular carecía de la licencia para este tipo de animales peligrosos y, además, la mascota no se encontraba debidamente vacunada. En el otro caso, el perro carecía de documentación y no estaba censado.

Las denuncias tramitadas por los agentes dieron lugar a la incoación de sendos expedientes sancionadores que ha determinado que, en ambos casos, los hechos representan una doble infracción de la ordenanza municipal que regula la tenencia de animales de compañía en espacios públicos, y en particular de las razas consideradas potencialmente peligrosas, y la identificación de animales. Esta normativa tipifica como falta grave no llevar a estos animales atados y con bozal al sacarlos al exterior de una vivienda y como infracción muy grave que estas mascotas no figuren en el censo municipal o no tengan actualizada la tarjeta sanitaria.

En ninguno de los dos casos los propietarios de los perros han formulado alegaciones para tratar de rebatir los hechos que figuran en las denuncias y, finalmente, la junta de gobierno ha confirmado las sanciones propuestas por el instructor en su grado máximo: 300 en el caso de la infracción grave y 450 en la muy grave.

También recientemente se han impuesto otras multas de 300 euros a propietarios de perros de otras razas potencialmente peligrosas que se encontraban en la calle sin el oportuno bozal y no facilitaron a los agentes la documentación que acredita la identificación del animal.

Compartir el artículo

stats