Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo 18 de los 47 pueblos de la Ribera ofrecen recarga eléctrica

Cullera lidera el particular ranking al albergar una quincena de enchufes

El punto de recarga de vehículos eléctricos de la Plaça del Regne de Alzira sin usuarios a los que atender. | PERALES IBORRA

El vehículos eléctrico se vende, desde hace años, como la mejor alternativa de futuro para lograr reducir los índices de contaminación. Sin embargo, está lejos de ser una opción de presente. Su presencia en las carreteras es minoritaria, como lo es la existencia de puntos de recarga. Según la página web especializada Electromaps, solo el 38% de los pueblos de la comarca cuenta con al menos una toma a la que poder conectar este tipo de automóviles.

Son diversos los factores que pueden explicar su escasa cuota de representación en los garajes de la Ribera, y del territorio nacional en general aunque se pueden resumir de forma rápida en dos. El primero de ellos resulta bastante obvio. El precio. Se estima que un coche eléctrico puede llegar a costar un 50 % más que uno de combustión interna. Además, algunos expertos del sector prevén que esta situación tardará en revertirse ya que la materia prima esencial para la construcción de las baterías es el litio, cuyo principal exportador mundial es Rusia. Lo que ha encarecido sobremanera este producto.

Si el consumidor no encuentra en el factor monetario un aliciente para su compra, tampoco en la presencia de puntos de recarga. Pese a que se ha incrementado en los últimos años, impulsada también por diversas subvenciones supramunicipales, la gran mayoría de localidades de la Ribera carece de postes a los que conectar vehículos eléctricos. Solo dieciocho poseen al menos una, según el mencionado portal, y el cómputo total en la comarca asciende a 64, algunos de los cuales están todavía pendientes de entrar en funcionamiento.

La plataforma digital, que se actualiza periódicamente gracias a la aportación de los usuarios, incluye tanto los puntos de recarga eléctrica habilitados por ayuntamientos como los instalados por empresas (como gasolineras, talleres o supermercados). Todos ellos, sin embargo, son de uso público. El particular ranking de la comarca lo lidera Cullera, con quince, aunque no todos ellos en funcionamiento. De hecho, es el único municipio que sobrepasa la barrera de los diez e, incluso, duplica en número a cualquier otro. La localidad turística posee, en esta herramienta, un pequeño incentivo más a la hora de atraer turistas. Realizar un viaje para disfrutar de la costa también se puede hacer de una forma sostenible.

Poblaciones como Alzira, Carcaixent o Almussafes alcanzan la media docena. En el caso de esta última, influenciada por su condición de principal polo industrial de la comarca ya que los parques empresariales albergan buena parte de los puntos de recarga eléctrico. Completaría el listado de las cinco localidades con más postes Sueca, con cinco.

Polígonos y autovía

Además de los municipios ya mencionados, otros siete cuentan con más de un punto de recarga para vehículos eléctricos. Es el caso de: Montserrat (2), Benifaió (2), Alginet (2), L’Alcúdia (3), Algemesí (3), Alberic (4) y Beneixida (3). Este último será, seguramente, uno de los casos más curiosos, debido a ser una de las poblaciones más pequeñas de la Ribera, sin embargo, su polígono industrial, donde se ubican las tres conexiones a la red, y su cercanía a la autovía explican esta circunstancia. El resto de localidades en las que figura algún punto de recarga posee tan solo uno. Son las siguientes: Real, Sollana, Carlet, Guadassuar, la Barraca y Massalavés.

Una red en crecimiento, pero que todavía está lejos de dar cobertura a toda la comarca. Como una pescadilla que se muerde la cola, a medida que se expanda, mayor será el interés de los usuarios por comprar coches eléctricos. Y si estos reducen su precio, cada vez se instalarán más puntos de recarga.

Compartir el artículo

stats