Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan para crear empresas contra la despoblación activa 20 negocios en la Ribera Alta

La Mancomunitat busca dar continuidad al novedoso proyecto de inserción laboral para fijar a la gente joven en los pueblos a través de la diputación

Participantes en el curso remunerado sobre turismo sostenible impartido en Catadau. | AJ. CATADAU

El proyecto para fijar a la gente joven en pueblos pequeños o de tamaño medio que han perdido población a través de la creación de sus propias empresas impulsado por la Mancomunitat de la Ribera Alta ha propiciado la apertura de una veintena de negocios en trece de las 21 localidades adheridas. El programa «Empoblar; empoderar per a poblar», concebido como una herramienta para luchar contra la despoblación, asigna ayudas directas de hasta 6.421 euros, que equivalen al 75 % del salario mínimo interprofesional durante los nueve meses de duración del proyecto en los que la empresa debe permanecer activa. Diez de estos nuevos empresas han sido creadas por mujeres emprendedoras.

Castelló, la Pobla Llarga y l’Énova son, con tres negocios cada una, las localidades donde mayor respuesta ha obtenido este programa dirigido a menores de 30 años. Dos se han creado en Alfarp y uno en Llombai, Catadau, Benimodo, Càrcer, Senyera, Manuel, Real, Alcàntera y Massalavés. Se trata de negocios de todo tipo, desde los más tradicionales como un restaurante, una peluquería o un taller, a otros de diseño de páginas web, reparación de ordenadores e incluso diseño de moda.

Este programa de inserción laboral cuenta con una subvención del Ministerio de Política Territorial de más de un millón de euros, procedente del Fondo Social Europeo, de los que 359.000 corresponden a las ayudas para la creación de nuevas empresas, que se deben completar mínimamente por los respectivos ayuntamientos, y el resto a una segunda vertiente de formación remunerada. Una vez impartido el ciclo de turismo sostenible, el próximo 1 de junio comenzará el especializado en agrodigitalización para aplicar las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial en el campo, que se impartirá en el IES Vicent Gandia de Castelló y en la EFA la Malvesia de Llombai.

Ejemplo de buenas prácticas

El presidente de la Mancomunitat de la Ribera Alta, Txema Peláez, comentó que si bien no se ha podido alcanzar el máximo de empresas que admitía el proyecto -la subvención permitía llegar a 56 emprendedores-, la valoración global de esta propuesta novedosa «es muy positiva» y, según señaló, «en el futuro se pueden mejorar».

Peláez comentó que la prospección en busca de emprendedores había sido muy dura en un contexto de pandemia y con una gran incertidumbre económica y no dudó en destacar el mérito de estos 20 nuevos empresarios. A su juicio, hubiera tenido más lógica impartir primero la formación y que fuera un aliciente para captar emprendedores, si bien el ministerio rechazó la propuesta de la Mancomunitat de incluir en el plan nuevos negocios durante seis meses en el tramo final. Anunció que se va a intentar dar continuidad al proyecto a través de la Diputación de València pero adelantando la formación.

Por otra parte, el Ministerio de Agricultura ha seleccionado el proyecto para una guía de buenas prácticas promovidas por los ayuntamientos del medio rural en las temática de la Red Rural Nacional.

Compartir el artículo

stats