Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Semana Taurina de Algemesí se queda sin vacaciones escolares

La decisión desata la polémica y numerosas discusiones entre los partidarios de la fiesta y sus detractores

La feria taurina de 2019 fue la última celebrada debido a la irrupción de la pandemia. | VICENT M. PASTOR

La Semana Taurina de Algemesí será lectiva este año. Así lo decidió el Consejo Escolar municipal en su última sesión, en la que la mayoría de los representantes educativos de la ciudad votó a favor de que el calendario siga los mismo criterios que el resto de centros escolares de la Comunitat.

Tradicionalmente, los centros de enseñanza de Algemesí se han regido por su propio calendario para dar libranza a los niños durante la semana de toros. Esto implicaba perder algunos días festivos o iniciar y acabar el curso en fechas diferentes al resto de colegios de la comarca y la Comunitat, ya que los festejos se celebran a finales de septiembre.

Esta ocasión no será así. Al Consejo Escolar llegaron tres propuestas. La que planteó el consistorio dibujaba un calendario como los habituales. Los cinco días de la Semana Taurina se habrían considerado festivos. El alumnado sacrificaba, en detrimento, algunos días festivos o puentes, como la Pasqua de Sant Vicent o el del 9 d’Octubre. La propuesta continuista no fue la más votada.

Tampoco la que presentó uno de los colegios de la localidad. Se planteó un modelo mixto. Los estudiantes acudirían a clase los dos primeros días de la semana, lunes y martes, para gozar de tres días festivos que se juntarían con el fin de semana para disponer de cinco días libres. Esto habría supuesto contar con dos festivos más en el calendario y ceder aquellas jornadas en las que la actividad festiva es mayor. Esta tampoco satisfizo a la mayoría del Consejo Escolar.

La tercera iniciativa planteó que Algemesí se rigiera por un calendario similar al de otras poblaciones. Se respetaban, de ese modo, puentes y festivos, pero implicaba acudir a la escuela los días de la Semana Taurina. Esta fue, finalmente, la opción con mayor número de votos y la que se envía a la Conselleria d’Educació para que, según marca el protocolo, la valide.

La feria no se ve afectada

Como era de esperar, la decisión ha desatado la polémica en la localidad. No es, de hecho, la primera vez que esta cuestión genera chispas en la población. Los más taurinos ven tras ello un movimiento político para desarticular la fiesta y acabar con la tradición. A pesar de que no es una decisión del gobierno local, sino que emana de un organismo independiente compuesto por representantes educativos de los diversos centros. Los más antitaurinos alaban que los niños vayan a clase en vez de participar de un violento espectáculo de maltrato animal. Incluso cuando hace tiempo que las becerradas quedaron atrás. Otros, en cambio, se alejan de ambas posturas y ven perfectamente compatible que los menores estén en el colegio por las mañanas, ya que en septiembre se aplica la jornada continua, y por la tarde puedan participar en las diversas actividades infantiles y de ocio que plantea la Comisión Taurina a las familias del municipio. Para gustos, colores.

Independientemente del calendario escolar, la Semana Taurina se podrá desarrollar con total normalidad. Lo que dictamina que se pueda organizar la feria de novilladas y el resto del programa es la recaudación de la subasta de cadafales. Los alrededor de 400.000 euros que se colectaron hace un par de meses se antojan suficientes para que las peñas puedan disfrutar de su espacio en la particular plaza cuadrada. A la cuantía económica hay que añadir la ilusión del colectivo por devolver el máximo esplendor a una fiesta que, como muchas otras, se ha visto afectada por las restricciones derivadas de la pandemia. Los festejos, por tanto, están garantizados.

Compartir el artículo

stats