Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Comisión Taurina ve "sectario" suprimir las vacaciones educativas

"Se ha votado con premeditación y alevosía"

Aficionados a los toros en la última feria celebrada en Algemesí (2019). | VICENT M. PASTOR

La Comisión Taurina de Algemesí reclamó ayer al Consejo Escolar que cambie su decisión, votada por los representantes de los centros educativos de la ciudad, sobre la supresión de las vacaciones escolares durante la semana de toros. Aseguró que se trata de un movimiento «sectario» y anunció que se promoverán protestas si no se satisface su postura.

A su juicio, la decisión tomada por el consejo «es democrática, legítima, soberana y respetable, pero no obedece a motivos estrictamente educativos». Al mismo tiempo, manifestó que se trata de un «ataque a valores educativos tan importantes como la tolerancia, el respeto y la libertad». Afirmaciones a las que, sin embargo, añadió un duro ataque al organismo educativo. «Que la propuesta ganadora haya tenido una aceptación tan amplia (...) solo puede obedecer a una decisión ególatra, ya que se busca uno de los festivos de los puentes; aséptica, pues muchos actores son foráneos; y sectaria, pues se toma en detrimento de la Semana Taurina. Y, lo que más duele, disfrazado de falaces argumentos educativos», manifestó la comisión.

«Afección a la economía local»

A ello, agregó: «Se ha tomado una decisión de manera unilateral, sin buscar ningún consenso entre los agentes implicados para intentar encontrar el un entendimiento que supusiera un punto de inflexión en esta situación, revistiendo el acuerdo de falsa pedagogía y buscando una colisión y conflicto de intereses donde no existían».

Aunque la comisión insistió en su «respeto a la soberanía» del Consejo Escolar, a renglón seguido reclamó que se replanteara la decisión para que en la localidad «reinen la cordura y el respeto a las tradiciones». De igual modo, amenazó con iniciar «acciones de protesta y la contraprogramación que se estime oportuna durante las fechas afectadas» si la Conselleria de Educación acepta el calendario acordado.

De igual modo, y pese a que la escolarización de los niños no impide el desarrollo de la feria taurina, lanzó un mensaje de alarmismo: «Esta decisión rompe una dinámica histórica de convivencia harmónica entre el normal desarrollo de la actividad acedémica y el periodo lúdico más importante del pueblo. No se han tenido en cuenta las consecuencias negativas que comporta. Se juega con la tradición centenaria de un pueblo, con la ilusión de los niños, con la esperanza y el anhelo de los jóvenes tras dos años sin fiestas, con el trabajo y lucha de los ‘cadafalers’, con el dinero de miles de abonados y con la salud de la economía local». Además, la comisión apuntó a que el acuerdo del consejo se traducirá en «numerosas muestras de insumisión asistencial» en los colegios.

Compartir el artículo

stats