Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baja la lista de espera quirúrgica

Un paciente de la comarca tarda menos en operarse que el promedio autonómico

U n equipo médico del Hospital de la Ribera realiza una intervención quirúrgica, en una imagen de archivo. | LEVANTE-EMV

La demora quirúrgica media del hospital de Alzira ha logrado estabilizarse en lo que va de año. Aproximadamente, una persona tarda sesenta días en ser operada, según el último dato del mes de mayo. Esto supone 22 días menos que hace un año y 84 menos que hace dos, en plena irrupción de la pandemia. O 29 menos que el promedio de la Comunitat Valenciana. Las cifras mejoran, incluso, los registros de principios de 2020, antes de su aparición. El sistema de salud pública respira, con cierto alivio, tras las complicaciones derivadas de la Covid.

La aparición de una nueva enfermedad, extremadamente contagiosa y de sintomatología grave en un elevado número de personas tambaleó los cimientos de una salud pública que, por otra parte, ha sido ninguneada durante años y objeto de recortes económicos. Pese a su fragilidad, respondió con entrega, sacrificio y profesionalidad. Aunque, el aluvión de pacientes tuvo consecuencias.

Según los datos de la Conselleria de Sanitat, la demora quirúrgica del hospital de Alzira alcanzaba los 70 días en enero de 2020. Creció a 78 al mes siguiente y se redujo en marzo hasta 74. Llegado ese punto, el centro asistencial priorizó los numerosos ingresos de pacientes graves de Covid y aplazó aquellas intervenciones menos urgentes. La lista de espera engrosó en los meses siguientes y alcanzó su máximo en agosto, cuando la media creció hasta los 168 días. Es decir, más de cinco meses.

Movimiento pendular

Reducida la presión asistencial, las cifras se recuperaron con la estabilización de los contagios de Covid. En diciembre, de hecho, se había reducido casi a la mitad al situarse en 88 días. Sin embargo, llegó una nueva oleada que obligó al hospital a replantear otra vez la gestión de las operaciones para atender otra urgencia que volvía a amenazar con desbordar el sistema sanitario. El incremento de la demora quirúrgica fue menor que en marzo de 2020. Febrero de 2021 registró el pico, con 128 días. Nuevamente, la lista de espera se redujo y en junio se alcanzó la mejor cifra en año y medio: 65.

A partir de ese momento, se han producido ligeros altibajos, aunque la tendencia ha progresado hacia la estabilización. En agosto y septiembre del pasado año se superaron los 90 días, mientras que en noviembre se bajaron de los setenta. Con 70, exactos, comenzó el año, aunque en los meses siguientes la lista de espera media ha rondado las seis decenas. En febrero se situó en 64; en marzo descendió hasta 58; en abril creció hasta 66; y en mayo se redujo nuevamente hasta los 60. Unas cifras que consolidan la recuperación de la normalidad del sistema sanitario. De hecho, en lo que va de año, la demora media se ha mantenido por debajo de los niveles que existían en los meses de enero y febrero del año 2020, antes, por tanto, de que la pandemia empezara a causar estragos en la comarca.

Comparativa valenciana

En mayo de 2022, el área de salud del Cosell cifraba en 61.339 el número de pacientes que esperaba una operación en la Comunitat Valenciana. De estos, 37.100 no habían superado los 90 días. Sin embargo, más de diez mil soportaban una demora mayor a 180 días. La media autonómica, por tanto, se situaba en 89 días. Lo que significa que el departamento de la Ribera se situaba 29 días por debajo del conjunto valenciano.

En la zona templada

Por áreas de salud, el de la comarca se encuentra, no obstante, en una zona media. Gandia (47), Elx-Crevillent (59), Manises (45), Torrevieja (59), Castelló (59), Sagunt (58) o Llíria (59) tenían en mayo una lista de espera menor. Aunque, la ribera registraba cifras que mejoraban bastante los peores registros de la Comunitat: Sant Joan d’Alacant (155), Hospital General d’Alacant (132) y Alcoi (132).

Compartir el artículo

stats