Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los festeros de l’Alborxí recuperan a pie de río la Benedicció de les Aigües

Trasladan la imagen del Cristo al Xúquer y rozan el agua con la cruz en recuerdo de los «almediers»

Los festeros del Crist de l’Alborxí, el sábado, con la imagen, en la orilla del Xúquer para la bendición de las aguas. | AJ. D’ALZIRA

La comisión de fiestas del Santíssim Crist de l’Alborxí ha incorporado este año a su programa de actos una novedad con mucha hitoria. Se trata de la Romeria de l’Aigua o acto de bendición de las aguas del Xúquer, con la que se ha querido recuperar la memoria de los antiguos «almediers», como se conocía en esta zona de la Ribera a las personas que bajaban por el cauce del Xúquer los troncos desde Cuenca.

Los festeros de l’Alborxí han sustituido en esta ocasión la misa y posterior procesión por esta romería de carácter festivo, en la que bajaron al cauce del río la imagen del Cristo portada en volandas -al estilo «a pit»- e hicieron que el pie de la cruz «besara» las aguas del Xúquer. Según explican, de esta forma es como antiguamente se bendecían las aguas del río en Alzira y en otros muchos municipios. Bernat Iborra, miembro de la comisión que se encarga de la custodia de la imagen, señaló que no se sabe muy bien cuando se perdió en Alzira esta tradición, si bien se estima que pudo ocurrir antes de la Guerra Civil.

Se da la circunstacia de que en el barrio del Penalet se celebraba hasta el año 1962 una fiesta propia en honor del Crist dels Almediers -las personas que se encargaban de conducir los troncos por el río, que son conocidos en otras zonas como ‘maeros’, gancheros, nabateros o raiers-, si bien se trata de una conmemoración que había desaparecido. La imagen del Cristo de los Almediers se pudo recuperar hace ya algunos años y se encuentra en el Museu Municipal d’Alzira (MUMA) en proceso de restauración, explicó Iborra.

Los festeros de l’Alborxí, por su parte, recuperaron la memoria de aquellos «almediers» con esta romería festiva celebrada el sábado por la tarde. Según recuerdan en base a la información recopilada, ya en la época musulmana se utilizaba esta práctica que ahora aspira a ser declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y los troncos llegaban hasta los embarcaderos del término de Alzira. En el año 1904, está documentado que fueron 13.000 los pinos que bajaron por el río conducidos por los «almediers».

«Sólo hemos querido recuperar algo que se había perdido»

«Como festeros solo hemos querido recuperar algo que se había perdido». De este modo explicó Bernat Iborra la recuperación por parte de la comisión de fiestas de l’Alborxí de esta Romeria de l’Aigua y, con ella, de la lectura de unas coplas populares que aluden a la bendición de las aguas a cargo de de Sara Ortega, la hija del clavario de las fiesta de 2022, Bernardo José Ortega.

Compartir el artículo

stats