Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El refuerzo de la ladera evitará los corrimientos en el paseo de Sellent

La diputación ejecutará las obras de urgencia en el talud que reclamaba el ayuntamiento

Desprendimientos tras las lluvias de marzo. | ÒSCAR MARTÍNEZ

La Diputación de València reforzará el talud del Passeig del Riu de Sellent para evitar los desprendimientos de tierra que se producen en cada episodio de fuertes precipitaciones, una situación que genera preocupacióna tanto en los vecinos que tienes sus casas sobre esta ladera como en aquellos que a diario transitan por debajo. El ayuntamiento ha comunicado que la corporación provincial ya ha iniciado el expediente para contratar estas obras de estabilización del talud, unos trabajos cuyo coste se ha estimado en algo más de 48.000 euros de los que el consistorio de Sellent aportará 1.210 euros.

El gobierno local había reclamado una intervención de urgencia para evitar estos desprendimientos y garantizar la seguridad en este paseo público. «Se trata de una actuación muy importante para todos los vecinos de Sellent porque pasamos por ahí todos los días y la preocupación de que pueda caer algo la tenemos todos», comentó la alcaldesa, Raquel Sancho, que espera que los trabajos puedan estar ejecutados entre los meses de septiembre y octubre.

«Es un paseo y es verdad que, cuando llueve, no sabes nunca el desprendimiento qué volumen puede tener, puede pasar cualquier cosa», incidió Sancho, que recordó que el ayuntamiento se puso en contacto con el servicio de riesgos geológicos de la diputación para solicitar ayuda. «Sabemos que todo lleva su procedimiento. Nos gustaría que fuera más rápido, pero lo último que nos han dicho es que está en proceso de licitación y, si no pasa nada, la estabilización estará antes de que empiecen las próximas lluvias. Lo único que queremos es que se estabilice el talud y que no haya ningún peligro para la población, entiendo perfectamente la preocupación de los vecinos», señaló.

Raquel Sancho detalló que esta intervención es diferente a la que se realizó a la entrada del pueblo, donde construyó una escollera para garantizar la seguridad. «Somos un pueblo de montaña, en el que hay muchos desniveles y tenemos muchos taludes. Es lo bonito del pueblo, pero hay que cuidarlo y que sea seguro», indicó la alcaldesa.

«Antes, las paleras y la vegetación sostenían la tierra»

Raquel Sancho detalló que la actuación que se dispone a contratar la diputación inyectará una especie de cemento en la ladera al objeto de estabilizarla. «Este talud lo conocemos de siempre, antes las paleras y la vegetación sostenían la tierra, pero al secarse por una plaga el talud se ha ido deteriorando, se producen erosiones y desde que entramos en el ayuntamiento ha sido uno de los asuntos que nos ha preocupado», señaló la alcaldesa de Sellent, quien detalló que este proceso se consultó primero a técnicos forestales y a geólogos de la UPV que, según recordó, no consideraron que existiera un peligro para las viviendas de la ladera ya que los desprendimientos eran solo de tierra y finalmente se pidió ayuda a la diputación.

Compartir el artículo

stats